Búsqueda personalizada

sábado, 25 de junio de 2011

La terapia con Biomagnetismo sometida a prueba...

Con mas de 200 pacientes en la clinica que dirige en Marbella (Malaga) el Dr. Raymond Hilu


por Héctor Baigorri H. y Brenda Palma M.



El pasado mes de mayo el Dr. Isaac Goiz, creador de la teoría del Par Biomagnético y del tratamiento de todo tipo de enfermedades con simples imanes, accedió a poner a prueba su terapia en la clínica que dirige en Marbella (Málaga) el Dr. Raymond Hilu  y más de doscientas personas fueron tratadas en apenas cuatro días. A la mayoría se le recogió una muestra de sangre antes del diagnóstico con los imanes y de ser tratados los pares correspondientes y otra después para así comprobar si los microorganismos señalados como responsables de sus patologías estaban realmente presentes en sangre después del tratamiento. Les contamos los resultados.


La difusión en España del método de diagnóstico y tratamiento del Par Biomagnético creado por el médico mexicano Isaac Goiz (vea en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que hemos publicado al respecto en los números 76 y 112) ha prendido en apenas unos meses con tanta rapidez que resulta sorprendente.

Claro que no es de extrañar dado el éxito que los médicos y terapeutas que la han incorporado ya en sus consultas están obteniendo. Ciertamente no se trata de una cura milagrosa que resuelva todas las patologías pero en manos de profesionales bien formados se ha revelado como un método de posibilidades insospechadas –especialmente cuando la causa es una infección- cuyos límites están aún por conocer.

De hecho el doctor Goiz reclamó durante años que se constatase la eficacia de su tratamiento mostrándose dispuesto a cualquier tipo de ensayo o prueba a la que quisieran someterle los colegios médicos, propuesta que en nuestro último encuentro en Madrid reiteraría: “Necesito simplemente –nos diría- un centro clínico que aporte algunos pacientes con el diagnóstico ya hecho. Veinte, treinta, cien... los que sean. Y que me digan por ejemplo: tienen tuberculosis. Y entonces nosotros los testamos, les ponemos los imanes en el par correspondiente a esa patología –que, por cierto, es supraespinoso-supraespinoso- y constatamos cuántos se curan. ¿Que se cura uno solo? Pues es obvio que mi planteamiento no es correcto. Pero, ¿y si se cura el 90%? Es sencillo, luego ¿por qué no me permiten mis colegas demostrarlo?” El silencio había sido siempre la respuesta. Hasta ahora…

Primero fue el doctor Santiago de la Rosa -miembro de nuestro Consejo Asesor- quien de una forma muy pragmática se planteó estudiar la capacidad microbicida de los imanes sobre distintos microorganismos ¡in vitro! Para lo cual se cultivaron durante 24 horas en un laboratorio especializado una serie de bacterias y hongos –concretamente Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Streptococcus agalactiae, Proteus mirabilis, Haempphylus influenzae yCandida albicans- en los medios apropiados (agar sangre, agar chocolate, agar MacConkey y Saboraud cloranfenicol) y pasado ese tiempo se colocaron dos imanes encima y debajo de las placas durante otras 24 horas para observar si había crecimiento microbiano o éste se detenía. La prueba demostraría que in vitro los imanes no son capaces de frenar el crecimiento de esos microorganismos patógenos constatando así que sólo actúan sobre el bioelectromagnetismo propio de los organismos vivos complejos.

Porque en éstos sí funciona. La respuesta por tanto tiene que estar fuera de las probetas, en las complicadas interacciones que se dan en el organismo humano, en el pH del terreno vivo necesario para la proliferación o no de los microorganismos. Había por tanto que subir un escalón más en la investigación y analizar el comportamiento del método en un numeroso grupo de enfermos. Y eso es lo que decidió asumir el doctor Raymond Hilu en el instituto que lleva su nombre. “Sinceramente –nos diría-, lo hice por incredulidad. Había asistido un par de días al curso que hace unos meses impartió en Madrid y ustedes anunciaron y lo que el Dr. Goiz explicó en él me pareció demasiado bueno para ser cierto. Si es verdad, me dije, se trata de un descubrimiento fantástico y hay que darlo a conocer, elevar su práctica a la enésima potencia. Y si no lo es hay que decirlo públicamente para que nadie se haga vanas ilusiones. Así que le propuse hacer la prueba que pedía con numerosos pacientes a la vez. Sabía que la idea le iba a gustar porque me consta que lo había intentado en varias ocasiones sin conseguirlo”.

Y Goiz aceptó el reto: testar con su método -lo que finalmente se hizo en el centro que dirige en Marbella (Málaga) entre el 14 y el 17 de mayo pasados- a ¡más de doscientos pacientes! de las más diversas patologías en presencia como observadores de médicos de otros países. Pues bien, aunque los resultados estadísticos aún se están elaborando Hilu ya habla abiertamente de “éxito rotundo” del método. “Se trata –afirma con rotundidad-de una de las terapias más eficaces con las que me he cruzado en todos los años que llevo de praxis médica. Lo más sorprendente es su sencillez. Y su principal ventaja que carece de efectos secundarios. Lo único que choca a veces es el diagnóstico porque el de Goiz difiere a menudo del que trae el paciente. Algo que no me preocupa porque lo importante es que el enfermo mejora con el tratamiento. Y a mí lo que interesa no es tanto saber qué tenía realmente como si tras el tratamiento mejora o se cura. Me importa que el resultado final es positivo y beneficioso para el paciente.”

PREPARANDO EL ESTUDIO

Dicho esto adelantamos desde ya que las pruebas realizadas en mayo pasado en Marbella no serán admitidas como un “ensayo” por la comunidad médica. Pero lo cierto es que lo que allí ocurrió no puede ni debe ser obviado pues el Dr. Hilu intentó que fuera lo más objetivo posible. De hecho se aseguró de que los pacientes que acudieran allí no fueran sólo suyos sino de médicos y terapeutas de diferentes países: Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Suecia, Finlandia, India y, por supuesto, españoles. E invitó a algunos de sus colegas a acudir como observadores; fue el caso de los doctores italianos Conte y Limontini y de la doctora británica Mary Staggs. Asimismo habló con dos laboratorios independientes que se pudieran hacer cargo de analizar la sangre de los pacientes antes de ser tratados por el Dr. Goiz o por los dos colaboradores que le ayudaron en esta singular experiencia de forma absolutamente altruista y en jornadas auténticamente maratonianas –Juan Carlos Albendea y Águeda Iribarren- para confirmar si existían los patógenos que se detectaban con el test kinesiológico y a los quince minutos de finalizar el tratamiento recoger de nuevo una muestra de sangre para compararla con la primera. Al final no pudo ser.

Para mí es un misterio –nos diría el Dr. Hilu-. No entiendo qué ha pasado. Primero hablé con un importante laboratorio de Barcelona al que le propuse encargarse del asunto y me confirmó verbalmente que estaría encantado de colaborar. Es más, me pidieron que les pasase por escrito la relación de los posibles patógenos que tendrían que buscar para tener los reactivos preparados así que como yo había hecho el curso de Goiz cogí una lista de todos los patógenos que pueden detectarse y se la mandé. Tardaron bastante en estudiarlo. Hasta que al final, después de varios e-mails, me dijeron que sí, que tenían capacidad suficiente. Sin embargo, cuando se acercó la fecha de la prueba les llamé para sellar por escrito el compromiso y entonces, para mi sorpresa, me contestaron que cada analítica les iba a salir por unos 2.000 euros y se traba de un coste que no podían afrontar. Mire, yo he pedido en multitud de ocasiones hacer análisis de patógenos a los laboratorios y sé que no cuesta eso. 

Finalmente, un par de semanas antes de que llegara Goiz, rechazaron cualquier tipo de colaboración. Me dijeron que la ‘filosofía del laboratorio’  –expresión textual que usaron-, tras unirse a otro francés de carácter multinacional, no les permitía abordar ese trabajo”.

Hilu nos explicaría que lo intentaría entonces con un laboratorio de Valencia. Y de nuevo se encontró con la misma respuesta. Primero le dijeron que sí y después, por razones nada convincentes, que no. También fallaría un último intento con un laboratorio más pequeño de Marbella.

Hilu decidió entonces modificar la estrategia y solicitó rápidamente a los pacientes que se habían apuntado al estudio que trajeran la documentación médica que acreditara sus diagnósticos añadiendo luego un elemento comparativo más: la realización del estudio de la sangre en su propio centro para verificar los resultados mediante varios métodos de diagnóstico: campo oscuro, contraste de fase y test de coagulación. A fin de cuentas su sistema de microscopía morfológica celular permite llegar a los 60.000 aumentos y ver todo tipo de bacterias, hongos y parásitos con absoluta claridad e identificarlos siguiendo la estela del trabajo de Antoine Béchamp quien demostró que la sangre no es estéril. Además, cuando se consideró necesario se añadieron al estudio elecrocorporogramas, electrocardiogramas, oximetría o ecografías. El resto era el test diagnóstico de Goiz, los imanes sobre los puntos señalados y la prueba posterior en el propio centro que se completaría con un seguimiento de los pacientes una vez regresaran a sus hogares.

LA SANGRE VIVA

En suma, más de doscientos pacientes pasaron por las instalaciones de Raymond Hilu. Como María, que llegó con un diagnóstico de hepatitis. Hilu la sentó y con un simple pinchazo le extrajo una gota de sangre que pasó a analizar a través del microscopio. Lo singular es que la imagen de la misma pudo luego seguirse a través de una pantalla de plasma de 40 pulgadas instalada en la pared; en ella, a los pocos minutos, todos los presentes pudieron ver cómo los glóbulos rojos, flotando en el líquido extracelular, aparecían apelmazados, formando columnas a modo de monedas apiladas, con escasa movilidad. “Problemas de circulación”, apuntaría Hilu. Y siguió buscando mientras iba cambiando filtros de luz. Aparecerían así diversas formaciones que Hilu identificaba en cada caso como hongos o bacterias. Y antes de terminar allí vimos unas estructuras de apariencia pétrea contra las que los escasos glóbulos que aún mantenían cierta movilidad se estrellaban y rodeaban. “Microtrombos”, diagnosticó Hilu. A continuación observó la placa donde otra gota de sangre se había coagulado y enseguida apareció una figura característica en forma de rosa -que el doctor definió como significativa de estrés cardíaco- y unos bordes grisáceos formados por la acumulación de tóxicos que muy bien podían corresponderse con un problema de mal funcionamiento hepático.

A continuación llegaría el turno de Goiz. Con la paciente tumbada en la camilla, sujetando los pies por los talones, muy atento a cualquier diferencia entre los mismos, comenzó a recitar su particular mantra de los distintos pares posibles para después preguntar por las más diversas patologías directamente en voz alta al organismo que tenía entre manos esperando siempre la respuesta en forma de alargamiento o acortamiento de las piernas. Su diagnóstico final ampliaba el que la paciente llevaba: cirrosis hepática y cálculos renales. Le situó los imanes y la paciente se quedó en reposo durante doce minutos. Pasado ese tiempo el doctor Hilu le extrajo de nuevo dos gotas de sangre: una para verificar una vez coagulada y otra que pasó a observar directamente al microscopio. Y así, a través de la pantalla instalada en la pared, los pacientes y observadores pudieron presenciar el espectáculo de la sangre viva. Sólo que donde antes había como “pilas de monedas” tras el tratamiento lo que se veían eran glóbulos bien diferenciados, perfectos en su individualidad, moviéndose con alegría. De las bacterias y hongos ni rastro por más que se buscaron; en cambio allí estaban aún los microtrombos de apariencia granítica. Todo parecía haber mejorado menos eso. En la sangre coagulada la figura en forma de rosa significativa de estrés cardíaco había igualmente desaparecido. No así los bordes de acumulación tóxica que, aunque algo menores, todavía permanecían visibles. Sólo tras el paso de los días con el hígado funcionando normalmente, tal y como sostenía Goiz, podría apreciarse su eliminación. Antes de marcharse el doctor Hilu decidió recomendar a María que para prevenir posibles problemas de trombos tomara pastillas de magnesio. Quizás también hubieran desaparecido sin más con el paso de los días pero lo mejor era completar el tratamiento. El propio doctor Hilu quedó sorprendido: “Para eliminar las bacterias, hongos, trombos y mejorar la circulación hasta ese punto hubiera necesitado en condiciones habituales más de seis medicamentos y seguir un tratamiento de varios meses”.

Y sin embargo, ¡lo que es la vida! A los pocos días Hilu recibía una llamada: esa paciente había sido ingresada con una trombosis. Había optado por ignorar la recomendación de las pastillas de magnesio… o se le había pasado. Afortunadamente, nada grave. El ingreso sirvió además para comprobar que el resto de parámetros hepáticos se encontraba bien.

Indudablemente uno de los aspectos más novedosos de la teoría de Goiz es la presencia de los virus-hongos y bacterias-parásitos en polos opuestos como causantes de enfermedad. Por tanto resultaba todo un reto saber si a través de la microscopía utilizada por Hilu podían encontrarse restos de los mismos en la sangre. Y así fue. “En más del 80% de los casos -no tengo aún las estadísticas terminadas, explicaría Hilu- encontré en las muestras de sangre de los pacientes los mismos parásitos que Goiz señalaba utilizando el Par Biomagnético”.

En todo caso, curaciones y mejorías aparte, lo que más llamó la atención de Hilu fue el comportamiento de la sangre antes y después de aplicar los pares. “Obviamente –nos diría- la mayor parte de los pacientes que aceptaron acudir a este estudio estaban muy enfermos. Y al examinar su sangre antes de ser tratados por el doctor Goiz  pudo verse que era la propia de alguien enfermo, con una circulación de muy mala calidad, con muchos patógenos, toda clase de suciedad en la sangre y comportamientos anómalos de las defensas con los neutrófilos inutilizados. Sin embargo, a los quince minutos de haber sido tratados volvía a mirar la sangre y veía una historia completamente diferente. Parecía sangre de otra persona que no tuviera que ver con el mismo paciente. Todas las anomalías morfológicas sanguíneas quedaban corregidas. En muchos casos los neutrófilos, estáticos antes, se mostraban muy activos después. Los microorganismos vivos, intraeritrocitarios antes, habían sido expulsados. Seguían moviéndose unos minutos y luego morían. Además, al observar la sangre a los 15 minutos del tratamiento pudimos ver cómo había aumentado la oxidación celular y mejorado la circulación, excepto las plaquetas. Y en los casos de cirrosis hepática, al analizar la sangre bajo el microscopio después de poner los pares -y ha supuesto una auténtica novedad para mí-, vimos una especie de cicatrices hepáticas en gran cantidad sueltas en la sangre como efecto del tratamiento porque entre medias no había habido más que los imanes. Ya había visto antes el fenómeno y por eso sé que se trata de excrecencias hepáticas pero no lo había visto con tanta frecuencia y con un efecto tan rápido”.

La única constante que no se modificó en ningún caso -y a la que Hilu piensa dedicar un estudio más profundo- fue la presencia de trombos.

¿Y el pH, núcleo central de la teoría de Goiz?

La tecnología del Instituto Hilu no utiliza coloraciones para las muestras de sangre ya que considera que de esta manera se pueden adulterar las muestras. En su lugar, y para no perder las ventajas que puede aportar la tinción a la hora de apreciar distintos fenómenos, se utiliza tinción por luz. Por eso al ir cambiando los filtros de luz pudimos presenciar en directo diferentes aspectos de la sangre. “Una de esas tinciones lumínicas que utilizo –nos diría Hilu- me permite ver el pH de la propia sangre en vivo. No ha habido ningún caso de sangre con tendencia a la alcalosis lo cual, con la gran cantidad de pacientes que hemos tratado, es un indicio más que habla del territorio ácido como base de la enfermedad. Sí hemos visto muestras de sangre con el pH tendiendo hacia la acidosis y cómo después de ser tratados por Goiz la acidosis en esas muestras de sangre desaparecía por completo. Sin excepción. En todos los casos. Sólo con los imanes y en quince minutos.”

Sorprendente. Pero no menos que los resultados.

CONCLUSIONES

En suma, la presencia de microorganismos parece dar la razón a los argumentos de Goiz pero, lo que es más importante, los resultados vienen a avalar el uso del Par Biomagnético en una lista larguísima de patologías.

El estudio, las frías cifras -que incluyen el seguimiento a distancia de los pacientes- aún no está concluido pero el doctor Hilu tiene ya claras algunas conclusiones.

-¿Cuáles han sido globalmente los resultados obtenidos con los más de 200 enfermos diagnosticados y tratados?

-
Ha habido muy pocos casos, muy puntuales, en los que no ha habido ni reacción ni mejoría. Y desde luego no ha habido empeoramientos. Los casos donde mejor respuesta se obtuvo se dieron entre quienes vinieron con diagnóstico de esclerosis múltiple, un diagnóstico con el que Goiz no coincidía porque para él todos ellos sufrían una infección bacteriana por estreptococos y clamidias. Y todos ellos, ante los ojos de quienes allí estábamos, se marcharon con un grado de mejoría muy notable. Hasta el punto de que algunos que llegaron con una movilidad totalmente limitada, que apenas se podían poner de pie para tumbarse en la camilla, salieron por su propio pie. Para mí ha sido lo más impactante. Los siete u ocho casos tratados experimentaron una mejoría sustancial.

-Imposible detenerse en cada una de las patologías tratadas pero por incidir en otra especialmente significativa y grave, el cáncer, sobre el que Goiz mantiene un enfoque muy diferente: ¿cómo les fue con los casos que les llegaron diagnosticados como cáncer?

-
Podríamos decir lo mismo respecto a la mejoría general pero en los casos de cáncer hay que hacer una salvedad: a excepción de un caso que el doctor Goiz confirmó que era cáncer verdadero todos los demás que vimos eran a su juicio cánceres falsos, mal diagnosticados. Se trataba de abscesos, quistes, hematomas, bolsas de pus u otro tipo de reacciones fisiológicas a la presencia de microorganismos; por bacterias como la Enterobacter colacae o la Listeria, por ejemplo. Honestamente asumo que el sentimiento, la esperanzadora reacción del paciente al pensar que lo suyo nunca había sido realmente cáncer, puede tener que ver con una cierta mejoría. El doctor Goiz afirma que al terminar con el problema causado por los patógenos que dan origen a su sintomatología el paciente está curado y la recuperación será progresiva. Yo debo decir que en las revisiones que hemos hecho primero aparecían los parásitos y tras el tratamiento habían desaparecido.

Apreciamos incluso la mejora instantánea de otros parámetros. Por ejemplo, en los casos de cáncer de próstata vimos cómo tras el tratamiento con los imanes el marcador PSA bajó en todos los casos.

En los días posteriores pedimos a los pacientes que se hicieran con sus médicos nuevas analíticas, nuevos informes y nos los hicieran llegar. Y según los que ya se nos han remitido –no hemos cerrado el estudio precisamente porque estamos pendientes de los casos de cáncer- las mejorías son evidentes.

-¿Y cómo debemos interpretar que en el Avance de los resultados aparezca ya un caso de melanoma como curado, una leucemia como curada y un cáncer de próstata como curado? ¿Debemos deducir que esa persona fue a su médico y éste le ha dicho que su cáncer ha desaparecido?

-No, no ha sido así. Lo que ha ocurrido con esos pacientes es que han ido a sus médicos, les han pedido que les realizaran nuevas pruebas y a la vista de los nuevos resultados éstos les han dicho que nunca habían tenido cáncer, que el diagnóstico estaba equivocado. Analicemos el caso del cáncer de próstata. El tamaño de la próstata, visualmente, era grande y su PSA estaba disparado. Bueno, pues tras tratarse con los imanes el PSA se había equilibrado y en la ecografía se apreciaba un tamaño normal de la misma. Cualquiera diría que se trataba de un claro caso de reducción del tumor, ¿no? Bueno, pues el médico de ese paciente prefiere decir que se trataba de un error de diagnóstico. Así que ya sabe, con los imanes no se curan cánceres sino que se detectan errores de diagnóstico. Sin comentarios.

-¿Y se encontró en algún caso el bacilo de la lepra, causante según Goiz de los únicos casos auténticos de cáncer?

-
Con cáncer verdadero sólo apareció un paciente. Un caso en fase IV en el que Goiz señaló la presencia del bacilo de la lepra y de clamidias. En ese caso sí pude comprobar la existencia del bacilo de la lepra. En el resto coincidí con Goiz en la localización de microorganismos a los que él hace responsables de patologías que luego son diagnosticadas como cáncer.

-¿En todos los casos los resultados han sido positivos?

-En la lista de casos analizados aquellos diagnosticados como cálculos renales y tumor cerebral, por ejemplo, no responden. También ha habido un caso complicado con un dolor testicular muy agudo causado por una infección producida tras depilarse los testículos y a pesar de todo lo que se hizo el dolor persistió. En el resto, en todos y para todas las patologías tratadas, hubo mejoría o curación.

Raymond Hilu estaba exultante. Nosotros vamos a esperar a que finalice el estudio y se tengan todos los datos. Pero ya avanzamos que el doctor Hilu ha demostrado tener mucho valor. Llevar adelante una experiencia como la realizada no era fácil y corría además el riesgo de tener en frente a sus compañeros más convencionales. De hecho la mayoría de éstos preferirá ignorar tan singular y enriquecedora experiencia pero estamos seguros de que a muchos otros les va a abrir los ojos y se animarán profundizar un poco más en esta herramienta terapéutica simple, eficaz y de nulos efectos secundarios. Como ya han hecho muchos otros colegas. Dicho esto debemos manifestar nuestro convencimiento de que los resultados finales dependerán de la pericia del médico o terapeuta que practique la terapia y del desarrollo de la enfermedad porque cada persona es un mundo.

El estres y el biomagnetismo


COMO MANTENER EL ESTRES BAJO CONTROL

CONTROL DEL ESTRES CON AUTOCUIDADOS Y/O CON TERAPIAS DE BIOMAGNETISMO


Muchos son los factores que pueden causar estrés y ello es así porque con frecuencia se relacionan con cambios existenciales. Estas modificaciones pueden ser situaciones placenteras, como unas vacaciones o una promoción en el trabajo, o desagradables, como la muerte de un ser amado o la pérdida del trabajo, también otro factor que influye en aumentar el estrés, son las enfermedades frecuentes.

Cuando se responde al estrés con ansiedad, tensión o preocupación, esa respuesta no es sólo mental. Si nos sentimos amenazados de alguna manera, se liberan sustancias quimicas mensajeras que producen cambios físicos, como el pulso acelerado, respiración rápida y resequedad de la boca. Si se experimentan reacciones al estrés durante largos períodos, esto puede contribuir a que se padezcan enfermedades físicas o emocionales.

En primer lugar aprenderemos como mantener el estrés bajo control con reglas de AUTOCUIDADOS y luego el tratamiento del estres con Terapias de Biomagnetismo Medico.


AUTOCUIDADOS

  • Aprender a relajarse: Técnicas como la imaginación guiada, meditación, relajación muscular y repiración relajada pueden ayudar a la relajación. El objetivo es disminuir la frecuencia cardiaca, la presión sanguinea y la tensión muscular.
  • Comentar las preocupaciones con un amigo/a de confianza: Hablar ayuda a mejorar la tensión y poner la situación en una perspectiva adecuada, además de que se puede conducir a establecer un plan de acción saludable.
  • Planear el trabajo paso a paso: Conviene determinar la realización de tareas pequeñas.
  • Afrontar la ira: La ira requiere ser expresada, pero con cuidado. Se sugiere contar hasta 10, mantener la compostura y responder a la ira de manera más eficaz.
  • Alejarse: Un cambio de actitud puede ayudar a encontrar una nueva perspectiva.
  • Ser realista. Es recomendable establecer objetivos apegados a la realidad, definir jerarquias y concentrarse en lo importante. Fincar objetivos demasiados elevados es una invitación al fracaso. Debe decidir las prioridades y concentrarse en lo más importante.
  • Evitar la automedicación: En ocasiones se busca una sensación de alivio en los medicamentos o el alcohol. Recurrir a ello sólo oculta el problema.
  • Dormir los suficiente, ejercitarse y comer alimentos nutritivos: Un cuerpo sano propicia la salud mental adecuada. El sueño ayuda a enfrentar los problemas en un estado de reposo. El ejercicio ayuda a disipar la energía excesiva que puede producir el estrés.
  • Buscar ayuda: Conviene ponerse en contacto con un Terapeuta de Biomagnetismo Medicinal si el estrés es creciente o las respuestas a él son inadecuadas.

TERAPIA DE BIOMAGNETISMO MEDICO PARA CONTROLAR EL ESTRES

Con Biomagnetismo Médico se eliminan los microorganismo patogenos causantes de manifestaciones psicoemocionales como, entre otras, el trastorno del sueño, ansiedad, depresión, angustia, tristeza, irritabilidad, etc. y los microorganismos causantes de las enfermedades. Si el cuerpo se encuentra libre de estos patogenos, lograremos regular el concierto hormonal, elevar las defensas del organismo, mejorar el metabolismo, y el cuerpo estará preparado para enfrentar las distintas realidades que tenga que enfrentar en su diario vivir.

El Biomagnetismo Medico, regula el pH (Potencial de Hidrogeno) en el organismo, si este pH se encuentra en los Niveles Neutros, tendremos un cuerpo saludable y libre de toxicos que puedan alterar la mente, eliminando sensaciones de inseguridad, desesperanza, impotencia, hipersensibilidad, menor valía, riesgos o problemas inminentes, depresión, tristeza, ansiedad, pereza mental, ira, apatía, eliminando ademas comportamientos como: sobrealimentación/inapetencia, impaciencia, tendencias a discutir, tendencias a la postergación, mayor consumo del alcohol o las drogas, aumento del tabaquismo, retraimiento o aislamiento, evitar responsabilidades o hacer caso omiso de ellas, rendimiento deficiente en el trabajo, agotamiento, higiene personal deficiente, cambios en las relaciones familiares o intimas.

"El Biomagnetismo Médico tiene los pares específicos para tratar este problema llamado ESTRES, y obtener excelentes resultados."

Imanes y Herbolaria en la Salud

En esta ocasión voy a transcribir un Artículo publicado en Tlahui-Medic. No. 24, II/2007, en la que se exponen en forma muy clara y profunda Conceptos acerca de terapias alternativas tales como la Magnetoterapia, el Biomagnetismo, la Homeopatía, la Alopatía, la Herbolaria, entre otras. Es muy recomendable su lectura, sobre todo para aquellos que se inician en el apasionante mundo de las Medicinas Alternativas o Complementarias, como son conocidas en algunos rincones del Orbe.

De paso, para este mismo sector, no puedo dejar de invitarlos a conocer y suscribirse a Tlahuí que es una revista electrónica semestral, interactiva y multidisciplinaria, con una increible Base de Datos que me es imposible describir en este prologo, pero que les aseguro les será de gran utilidad en su día a día como Terapeutas. Asímismo ofrece cursos presenciales y a distancia en diferentes disciplinas Alternativas. Aclaro que esta recomendación solo tiene como finalidad compartir con ustedes algo que considero de calidad para su capacitación y acerbo, ya que mi vínculo con Tlahuí es solamente como suscriptor y no obtengo ningun tipo de beneficio por hacerlo, excepto, el nada despreciable de enriquecer mis conocimientos...Gracias...El Editor...

Tlahui-Medic. No. 24, II/2007

El uso de imanes magnéticos en la salud y la herbolaria

Por: Josafat Rangel Ramírez
Toluca, México, julio 2007

RESUMEN

Magnetoterapia como energetizante. La Magnetoterapia descubrió que el Polo Sur o positivo (+) activa, impulsa y fortalece los procesos biológicos del organismo, es dinamizador, vitalizante y proporciona energía. Por lo tanto, está especialmente indicado en casos de debilidades y desgarros musculares, fracturas de huesos y ligamentos, esguinces, rehabilitación, cicatrización de heridas, etc.

Magnetoterapia como analgésico y antinflamatorio. El Polo Norte o negativo (-) del imán por el contrario es relajante, detiene los procesos nocivos para el organismo y, está principalmente indicado para calmar o suprimir el dolor, así como para combatir procesos inflamatorios.

El Biomagnetismo es un notable sistema terapéutico que fue desarrollado por el Doctor Isaac Goiz de México, a partir del año 1988 en adelante, y que hace uso de potentes imanes para combatir virus y otros gérmenes que están en el trasfondo de muchas enfermedades graves. Los descubrimientos inéditos del Dr. Goiz, como por ejemplo el concepto del "Par Biomagnético", son tan trascendentes, que sólo las generaciones futuras de profesionales de la medicina, podrán dimensionarlos en sus verdaderos alcances. Por esta razón, los resultados visibles y contundentes del Biomagnetismo, superan notoriamente lo que había conseguido la Magnetoterapia.

El Biomagnetismo
del Dr. Goiz en cambio, opera en lapsos de 15 a 25 minutos, con imanes pequeños de alta potencia que se ubican por pares, con ambas polaridades en sitios muy específicos del cuerpo, donde se ocultan virus, bacterias, hongos o parásitos, previamente identificados. Estos gérmenes no resisten el impacto magnético y sucumben, facilitando la recuperación de graves dolencias, en un gran porcentaje de casos.

En el polo positivo se establece una acidosis del órgano afectado, también se acorta la materia y por lo mismo el órgano decrece en sus dimensiones y posteriormente ocurren los fenómenos degenerativos, todo ello en presencia o no de virus patógenos.

En el polo negativo, ocurren fenómenos semejantes pero de polaridad contraria. Se establece una alcalosis del órgano, la distensión de su materia que condiciona un estadio de flogosis y de edema. Posteriormente ocurre la disfunción del órgano, y finalmente procesos degenerativos, y todo ello en presencia o no de bacterias patógenas.

Es importante destacar que los descubrimientos del Dr. Goiz con su Biomagnetismo fueron mucho más allá de lo que anteriormente se conocía como "Magnetoterapia", que ya había percibido ciertos efectos sedantes, y desinflamantes del polo norte del imán, o bien, estimulantes y aceleradores del crecimiento de las células con el polo sur.

El magnetismo había dado origen a la venta indiscriminada en ciertos países desarrollados, de distintos accesorios como cinturones, fajas, colchonetas, cintillos, parches, etc., magnetizados o provistos de imanes para ser usados con distintos fines terapéuticos. Podemos decir que este uso de los magnetos fue como disparar a la bandada, sin tener claro a lo que le estábamos apuntando (por ello se ganó un cierto desprestigio).

Es evidente que al proporcionarnos un mapa exacto de estos pares de puntos en el cuerpo, el Dr. Goiz con su Biomagnetismo no deja oportunidad de especular con la posible ubicación del magneto. Además, nos dice precisamente el nombre del microorganismo que se ubica en tal o cual punto. Este conocimiento y el peculiar método de diagnóstico, permite el insólito hecho de poder reconocer, en una primera sesión, enfermedades que sólo el paciente sabía que tenía por medio de exámenes previos.

Estos nuevos conceptos médicos ayudarán a la humanidad, de manera más sencilla, eficiente, no onerosa, y sin tanto daño colateral, permitiendo al cuerpo recuperar su nivel energético normal (NEN).

La exposición y desarrollo del "Par Biomagnético", constituye una herramienta de primer orden para todas aquellas personas que quieran curar, pues aún cuando son complejas sus bases científicas, su metodología es sencilla y accesible, para aquellos que sin tener estudios formales de Medicina, buscan acrecentar, mediante diversas formas, la salud del individuo, de la familia y de la comunidad en su conjunto, esto es, aportando desde la Antropología de la salud.

INTRODUCCIÓN

Nuestra cultura médica actual (1) impuesta a sangre y fuego durante la conquista - no borró del todo los procedimientos y conceptos de la medicina tradicional, que se ha mantenido por la cultura indígena y reaprendiendo por los médicos ortodoxos que finalmente han encontrado elementos prácticos sólidos y resultados clínicos importados; sin embargo, debido a la cultura Helénica impuesta, también sucumbe a la metodología de la medicina occidental y se deja llevar por el concepto analítico y analógico de la sintomatología, de la signología o de la descripción anatomoclínica, que auxiliada por todos los estudios de laboratorio o gabinete, llega a la confección de diagnóstico y tratamiento de orden sintomático, signológico o descriptivo, pocas veces etiológico.

La medicina desde el tiempo de los griegos es concebida como curar sin dañar. Hoy en día, en relación a la medicina alópata, se cuestiona uno su posibilidad de curar: y lo que no queda a discusión, es su factibilidad permanente de dañar de acuerdo a los métodos e instrumentos aplicados. "Por lo tanto, en este mundo globalizado, que reporta fortalezas y debilidades, hemos de reconocer su relación a las primeras y los avances y beneficios que se registran en el campo de la comunicación, entendiendo que este término implica hacer común al conocimiento de todos, un avance o concepto determinado. Es por ello que podemos observar que las llamadas medicinas alternativas que más bien son medicinas tradicionales del hombre, día a día conquistan más gente en todo el mundo ya que además de cumplir con el principio de curar sin dañar, son de fácil accesibilidad a extractos sociales que difícilmente alcanzan los estándares económicos que los médicos alópatas exigen" (2). Como parte de estas medicinas tradicionales encontramos el biomagnetismo en general y el par biomagnético en particular.

El Dr. Guillermo Bonfil Balata afirma lo siguiente: ¿Qué país sería un México que reivindicara su condición pluriétnica? "Sería un país en el que todas sus pontecialidades culturales existentes tendrían la oportunidad de desarrollarse y probar su vigencia; sería una sociedad nacional que no renunciara a ningún segmento de los recursos que ha creado a lo largo de su historia. Sería un país capaz de actuar en el escenario internacional desde una posición propia y auténtica; un país diferente que sostiene y afirma sus propias metas derivadas de su propia historia. Sólo entonces podría hablarse de una descolonización auténtica, no consistente en entablar una pelea por seguir el mismo camino que nos han impuesto sino definir y andar el camino propio" (3).

Dentro del campo de la medicina física, existe un capítulo poco abordado: la utilización de los campos magnéticos de mediana intensidad para el diagnóstico, tratamiento y prevención de las patologías.

La magnetoterapia se ha aplicado con un principio unipolar, en disfunciones o lesiones bajo dos conceptos relativamente confirmados:

1. El polo sur como analgésico.
2. El polo norte como antiinflamatorio.

Los campos magnéticos utilizados son de baja intensidad -más o menos 100 a 500 Gauss- por tiempos prolongados (horas o días) y en las zonas con sintomatología clínica. En este trabajo se mostrarán los conceptos de magnetoterapia y se abordará el biomagnetismo y la bioenergética, que por tratarse de un fenómeno vibracional asociado a la medicina, podemos conceptuar como "médico" o "medicinal".

OBJETIVO

Establecer y dar a conocer el Biomagnetismo, como una terapia alternativa que puede brindar a un mayor número de personas de todos los estratos sociales, una opción de tratamiento eficaz y con resultados inmediatos, evitando el uso de medicamentos de altos costos y en muchos casos cirugías innecesarias que les permitirá gozar una excelente salud y en algunos casos mejor calidad de vida, usando como coadyuvante la herbolaria tradicional mexicana.

BREVE HISTORIA DE LA MAGNETOTERAPIA (4)

Muchas culturas ancestrales, entre las que se encuentran la china, la hindú, la árabe, la hebrea y las antiguas dinastías egipcias, utilizaban imanes por sus propiedades terapéuticas. La leyenda cuenta que Cleopatra, para retrasar el proceso de envejecimiento, dormía con una piedra imán sobre la frente. En el siglo III a.C., Aristóteles escribió acerca de las propiedades curativas de los imanes naturales, que llamaba "imanes blancos".

En el siglo I d.C., Plinio el Viejo, historiador romano, habló sobre la utilización de los imanes para curar los problemas oculares. Durante ese mismo siglo, algunos geománticos chinos empezaron a documentar lo efectos sutiles del campo magnético terrestre en la salud humana y la enfermedad después de utilizar brújulas de gran precisión para la exploración de las condiciones geomagnéticas.

En el siglo II, el célebre médico Galeno recomendaba el empleo de imanes para tratar el estreñimiento y diversos trastornos dolorosos. En el siglo IV, Marcel, el filósofo y médico francés, aconsejaba llevar un imán alrededor del cuello para aliviar los dolores de cabeza. En el siglo VI, Alejandro de Tralles utilizaba imanes para tratar el dolor de las articulaciones.

Después, durante el siglo X, el médico islámico Ibn Sina, también conocido como Avicena, afirmó que era capaz de tratar la depresión mediante la terapia magnética. Alrededor del año 1000, un médico persa documentó la utilización de imanes para aliviar dolencias como la gota y los espasmos musculares.

Un gran número de médicos y sanadores utilizaron los imanes para curar diferentes problemas médicos hasta el siglo XVI, cuando el célebre médico Paracelso no sólo abogó por los imanes para curar trastornos específicos, sino que además describió con detalle los diversos efectos curativos de las polaridades magnéticas en los seres vivos. Paracelso fue uno de los primeros en postular que la propia Tierra era un gran imán. En sus obras sobre terapia magnética, Paracelso defendía que el "imán es el rey de todos los secretos".

En 1777 la Real Sociedad francesa de medicina examinó los estudios sobre curación magnética realizados por un abad francés llamado Le Noble. Sus informes sobre los efectos de los tratamientos magnéticos fueron tan favorables que concluyeron que el imán parecía destinado a desempeñar un papel tan importante en la práctica y la teoría médica como el que estaba comenzando a tener en el campo de la física experimental.

Curiosamente, unos pocos años después esa misma entidad condenó la obra sobre "magnetismo animal" de Franz Anton Mesmer, quien utilizaba "pases magnéticos" en sus pacientes al tiempo que aplicaba la energía del "magnetismo humano" por contraposición a las piedras imán magnéticas. Mesmer entendía la curación magnética según una teoría astrológica según la cual el sol, la luna e incluso la tierra, poseen energías magnéticas sutiles que pueden influir en el sistema nervioso humano y proporcionar energía al cuerpo. Las teorías de Mesmer se asemejaban mucho a las de Paracelso. Los dos afirmaban que existen un fluido magnético o una fuerza de la naturaleza invisible y sutil que se intercambia entre el cielo y la Tierra y que dicha fuerza magnética puede curar y proporcionar energía a los seres vivos.

Mesmer estaba convencido de que el ser humano posee una clase de magnetismo específico, que él denominó "magnetismo animal", para distinguirlo de las limaduras de hierro o "ferromagnetismo". Continuó su labor desarrollando técnicas que permitieran captar y utilizar ese tipo de energía con el objeto de curar a sus pacientes. Mesmer solía sustituir la energía de los imanes permanentes que había utilizado por su propio magnetismo animal. Si bien no fue comprendido durante su época, en el siglo XX los investigadores han hallado pruebas de que tal vez Mesmer no se encontraba tan lejos de la verdad en relación con sus afirmaciones sobre el magnetismo animal.

Tan sólo unos ochenta años después, el famoso químico francés Louis Pasteur documentó los descubrimientos que había realizado en relación con los efectos de los imanes en el proceso de fermentación. Pasteur también desarrolló un tratamiento para la rabia, así como el proceso de esterilización de la leche (pasteurización). Pasteur se percató de que si colocaba un imán cerca de una cuba de fermentación llena de fruta (tal como se utiliza en la producción de bebidas alcohólicas), el proceso de fermentación era más rápido. En aquella misma época Samuel Hahnemann, el creador de la homeopatía, también experimentó con los imanes con fines terapéuticos y acabó defendiendo el uso de los imanes para tratar un gran número de trastornos de la salud.

El mayor defensor de la terapia magnética durante la segunda mitad del siglo XIX fue el doctor C., J. Thacher. Este médico explicaba que la energía de la vida provenía de la fuerza magnética del sol y era conducida a través de la sangre debido a su alto contenido en hierro. Aproximadamente un siglo después, en 1954, Linus Pauling recibió el Premio Nobel de Química por sus descubrimientos sobre las propiedades magnéticas de la hemoglobina, una sustancia presente en la sangre que contiene hierro. A mediados del siglo XX, el interés por la curación magnética aumentó rápidamente en países como la India, Rusia y Japón.

Los estudios efectuados durante los últimos 30 años han demostrado una notable similitud entre los efectos biológicos beneficiosos de las manos de un sanador y los efectos terapéuticos de los imanes permanentes en los seres vivos.

MAGNETISMO (5)

Si aceptamos que la Tierra es un imán gigantesco , que todas las formas de vida están bajo la influencia de la fuerza magnética de los polos terrestres y que cada individuo está compuesto por células (cada célula es una unidad eléctrica), la aplicación del magnetismo en beneficio de los seres vivos es una opción sana y natural. La atmósfera que rodea la Tierra contiene cargas positivas y negativas (fuerzas magnéticas), que luego de ser incorporadas a los pulmones, pasan a la sangre. Las corrientes magnéticas provenientes de la Tierra y la atmósfera penetran en los músculos, en las grasas y en los huesos, fortalecen los nervios y actúan sobre todos los tejidos vivos.

Cada célula del cuerpo humano es una pequeña pila eléctrica. El ser humano está compuesto de billones de células, es decir, por billones de unidades eléctricas. Estas células vibran y oscilan en ciertas frecuencias y reciben de la atmósfera su funcionamiento eléctrico individual. Los campos magnéticos tienen la capacidad para reparar los tejidos.

El Biomagnetismo es el estudio del efecto de campos magnéticos en sistemas biológicos. Algunas de las aplicaciones más importantes de los electroimanes, son las siguientes:

1) Aplicaciones biológicas. Se sabe desde hace mucho tiempo que los campos magnéticos intensos afectan al crecimiento de plantas y animales. Así, se han utilizado electroimanes para generar campos magnéticos intensos y estudiar sus efectos en el crecimiento de plantas y animales y, además, analizar su efecto en el comportamiento de estos últimos.

2) Aplicaciones médicas. Las aplicaciones de los campos electromagnéticos con fines médicos tienen ya una larga tradición. Sin embargo, desde un punto de vista científico, las debemos considerar como un área todavía en desarrollo. Se han aplicado campos magnéticos para arreglar arterias, sacar tumores y para sanar aneurismas sin cirugía. También se estudia la influencia de los campos magnéticos en las funciones vitales del cuerpo humano. Para su uso en terapia es preciso utilizar campos de una intensidad mucho mayor que la que limitan las normas de seguridad para la radiación.

Acción del magnetismo en las plantas vivas

Al poner en contacto una planta con un campo magnético o cuando es regada con agua magnetizada, se puede observar un aumento de la velocidad de crecimiento, aumento de la longitud y de su peso. El uso de los imanes en aspectos biológicos no es nuevo, pero desde siempre, las propiedades sanadoras de los imanes y del magnetismo en general se han considerado marginales a la ciencia.

La influencia del campo geomagnético sobre el crecimiento de las plantas fue científicamente establecida por primera vez en 1862 por el químico francés Louis Pasteur (1822-1985). Pero en realidad, el padre de los biomagnéticos modernos es el Dr. Albert Roy Davies, que logró una patente en 1950 para tratar las semillas magnéticamente y conseguir así estimular su crecimiento.

Al estudiar la influencia de la orientación de las semillas durante el tratamiento magnético, se ha advertido un mayor crecimiento si el eje longitudinal de las semillas se halla orientado en la dirección norte-sur. Por otro lado, se ha observado que bajo la influencia del polo norte las plantas crecen altas y delgadas, mientras que bajo la influencia del polo sur crecen más cortas y gruesas. Por ejemplo, los plátanos regados con agua imantada con energía del polo sur se hacen más gruesos y dulces, mientras que los regados con agua imantada con el polo norte son más delgados y verdes.

Acción de los campos magnéticos sobre el agua

Debido a la naturaleza polar del agua, a su paso por un campo electromagnético se produce una ordenación en sus moléculas y ciertos cambios estructurales que se traducen en la variación de algunas de sus propiedades. Se pueden observar variaciones en los valores del pH y de la conductividad eléctrica, que son ligeramente mayores, disminución de la tensión superficial y viscosidad, así como el incremento de la solubilidad de distintas sales, principalmente de carbonato cálcico.

Al tratar el agua con imanes, ésta modifica algunas de sus propiedades; entre otras se hace más humectante y atraviesa con mayor facilidad las membranas de las células, facilitando su metabolismo.

EFECTOS DE LOS CAMPOS MAGNÉTICOS POLARIZADOS EN LOS SERES VIVOS (6)

Para conservar la salud y la vida de los seres vivos, se requiere un estado de balance entre la energía magnética de polaridad Norte y la de polaridad Sur. Cuando este equilibrio se altera se presenta la enfermedad y entonces el equilibrio puede restablecerse con el empleo de magnetos, originando un proceso reversible de los trastornos y recuperando la salud.

Los efectos de la energía del polo Norte en los sistemas vivos son opuestos a los producidos por el polo Sur.

Cuando se coloca el polo norte de un magneto sobre la piel, se observan los siguientes fenómenos:
  • Disminuye el exceso de energía. El polo norte realiza una función muy similar a lo que en acupuntura llaman sedación o dispersión.
  • Reduce la hiperacidez de cualquier tipo. Se originan reacciones alcalinas debido a la disminución de los iones de hidrógeno, por lo que un tratamiento adecuado permite restablecer el estado de balance necesario en los tejidos con exceso de ácido.
  • Disminuye la intensidad de todos los dolores del sistema nervioso y los causados por excesos, hiperactividad, procesos infecciosos e inflamaciones. Generalmente desaparecen los dolores en pocos minutos.
  • Disuelve cristales de diferentes tipos.
  • Reducción de depósitos de calcio en las articulaciones artríticas de los niveles de iones de calcio anormales.
  • Se disuelven coágulos de sangre.
  • Desaparecen algunos tipos de tumores.
  • Reducción de la inflamación de los tejidos.
  • Reducción de la hiperactividad de los órganos.
  • Disolución de los materiales grasos, incluyendo el exceso de colesterol depositado en las venas y arterias.
  • Destrucción de los microorganismos de tipo patógeno e incremento de defensas ante infecciones.
  • Reducción de fiebre.
  • Incremento de iones de potasio.
  • Contracción cuando existe expansión anormal.
  • Vasoconstricción.
  • Disminución de la actividad de las proteínas.
  • Drenado de los fluidos acumulados.
  • Reducción del sangrado en los casos de heridas y hemorragias ligeras.
  • Atenuación de los síntomas en determinados casos.
  • Atracción de los glóbulos rojos y blancos a la zona donde se encuentra colocado el magneto, produciendo mejor oxigenación de los tejidos y reducción de las infecciones.

Efectos de la energía magnética suministrada por el polo Sur

La energía del polo sur se emplea en los casos de tejidos débiles, siempre y cuando no existan infecciones ni secreciones.
  • Incremento en el nivel de energía en el organismo. El efecto producido es el equivalente al de la tonificación en la acupuntura.
  • Incremento del nivel de acidez en los sistemas, órganos, tejidos y células, reduciendo los estados de alcalinidad hasta lograr el balance adecuado.
  • Incremento de la concentración de iones de hidrógeno.
  • Incremento del sistema de desarrollo de los sistemas vivos.
  • Aceleración de los procesos metabólicos.
  • Incremento del dolor.
  • Incremento de fluidos y sobre todo de su circulación por el cuerpo, debida ésta a la dilatación de los capilares.
  • Incremento en la producción de glóbulos rojos.
  • Incremento en la flexibilidad de los órganos y tejidos.
  • Irritación de los tejidos en algunos casos de sobre exposición a los efectos del campo.
  • Apertura de los conductos obstruidos, originada por su expansión y por el incremento de su flexibilidad
  • Incremento de la actividad de los órganos y estimulación de sus funciones.
  • Fortalece las funciones cardíacas y una exposición a los campos muy prolongada puede producir taquicardia.
  • Fortalecimiento de los tejidos débiles.
  • Crecimiento acelerado de los tejidos normales. En los casos de fracturas, la soldadura es de tres a cinco veces más rápida.
  • Crecimiento de microorganismos por lo que se debe tener mucho cuidado de no emplear la energía Sur cuando existen infecciones, ya que ésta estimula todas las formas de vida, sin discriminar si son deseables o indeseables.
  • Expansión cuando existen contracciones anormales.
  • Vasodilatación.
  • Incremento de la actividad de las proteínas.
  • Incremento en los iones de sodio.
  • Incremento en los síntomas agudos en algunos casos.

BENEFICIOS DE LA APLICACIÓN DE IMANES EN LA SALUD

En
el caso de las quemaduras tratadas con campos magnéticos negativos, se consigue un alivio completo del dolor, debido a la absorción de los iones polarizados positivamente que se forman sobre la zona afectada. El dolor crónico y otros padecimientos humanos remiten rápidamente con la aplicación de campos magnéticos generados por imanes de mediana densidad.

La aplicación de la Terapia con imanes contribuye a regular la tensión arterial alta, controla la osteoporosis, disminuye las neuralgias, controla la diabetes, corrige el asma y elimina el dolor de las articulaciones. Los imanes de campo magnético permanente (la fuerza del imán permanece activada por muchos años) tienen acción positiva sobre la circulación sanguínea, actúan en los trastornos del sistema linfático y estimulan la capacidad autocurativa de los seres vivos. Además de actuar sobre los aspectos netamente orgánicos, el Biomagnetismo también estimula la actividad mental y tiene efectos sobre los procesos neuronales.
  • Los imanes permanentes desafían al proceso de envejecimiento. La ciencia del biomagnetismo demuestra que se produce la renovación de los tejidos celulares.
    Las funciones orgánicas tienden al equilibrio cuando recuperan el campo magnético perdido por distintas circunstancias que se atribuyen al estilo de vida moderno.
  • Desde el punto de vista de la Biomagnética, la salud está basada en el equilibrio de la frecuencia vibratoria de las células, mientras que la enfermedad es tan sólo un cambio anormal en la vibración celular.
  • La aplicación de la Terapia con imanes se apoya en el principio de la restauración de la vibración natural.

La acción terapéutica de los imanes es mucho más rápida que la aplicación del calor, los rayos infrarrojos, las píldoras antiinflamatorias, las infiltraciones y otros métodos conocidos en terapia del dolor. La aplicación de calor no puede estimular la capacidad reparadora de un tejido lesionado, éste necesita un aporte de sangre oxigenada. La recuperación de un músculo necesita que se consiga el aporte necesario de sangre en la región afectada.

¿Porque somos magnéticos? (7)

Todas las enfermedades y estados previos, están causados o acompañados por oscilaciones electromagnéticas, no hay fenómeno patólogico sin la presencia de oscilaciones patólogicas o patógenas en o alrededor del cuerpo. En el cuerpo de cada paciente también actúa, junto a las oscilaciones electromagnéticas patólogicas (inarmónicas), oscilaciones electromagnéticas sanas (armónicas). Las oscilaciones patológicas perturban los procesos de naturaleza vital y el estado de equilibrio del cuerpo. Este enferma si el proceso regulador ya no es capaz de mantener el equilibrio.

Estas oscilaciones, ahora las podemos entender, gracias al descubrimiento de la doctora mexicana Esther del Río, de que en nuestro cuerpo existe óxido férrico y óxido ferroso, o, sea magnetitas. La Dra. del Río, en 1986 dio a conocer al mundo sus trabajos en relación al cuerpo magnético o electromagnético (vital o energético) del ser humano que se conforma por macromoléculas de magnetitas de ferroso-férrico, afirmando que "Estamos formados de un sistema de macromoléculas que forman una red exterior de células. Se trata de una red ferroso-férrica que tiene corriente eléctrica y electromagnética. Calculamos que el cuerpo tiene cerca de cien millones de estas partículas". "Se trata de todo un sistema que indica que existe una geografía especial dentro del cuerpo donde se ubican campos magnéticos. Este sistema muestra que no se trata de centros o zonas con fenómenos aislados de electromagnetismo, sino que hay una organización y funcionalidad perfectamente correspondida" (8).

"Todas las células están en tercera dimensión, y las partículas de fierro no pueden tener forma esférica o piramidal. Su distribución no es uniforme y están rodeadas de glucoproteínas. No sólo es importante la forma de las moléculas, sino incluso el color que tienen, porque se sabe, el color es vibración y afecta la longitud de onda. La magnetita es un tetraedro cuando está en oxidación y cuando está reducida tiene forma cúbica. Todas las magnetitas se comunican entre sí. Cuando una de las partículas está oxidada, la otra se reduce, por lo que genera una diferencia de carga y por ende, se crea un campo magnético por el que fluye corriente". (9)

¿Qué es el Par Biomagnético?

La teoría de la Dra. Del Río, establece una red de células, ferroso-férrico con corrientes eléctricas y electromagnéticas, esto es, campos magnéticos que permiten las relaciones bioquímicas, de información y de comunicación de las células, lo que explica la base del Biomagnetismo Médico y la bioenergética. Nos permite comunicarnos magnéticamente con las células que conforman el cuerpo del paciente para despolarizar el potencial de hidrógeno (pH), distorsionado por el "Par Biomagnético", que el Dr. Isaac Goiz Durán definió como: "El conjunto de cargas que identifican una patología y que está constituida por cargas principales de polaridad opuesta que se forman o expresan de la alteración fundamental del pH de los órganos que la soportan" (10), aplicando dos cargas magnéticas de polaridad contraria superiores al par a despolarizar, para volver a su neutralidad el pH, que por la distorsión magnética se acidificó y alcalinizó, según sea el caso.

El Par Biomagnético podríamos graficarlo como la existencia en el cuerpo de puntos específicos que van hermanados y presentando polaridades magnéticas contrarias, Norte y Sur como en un imán común. Al igual que en el caso de los puntos de acupuntura, la ubicación de estos pares biomagnéticos están ya definidos por el Dr. Goiz en un mapa del cuerpo.

Lo sorprendente es el descubrimiento de que cuando estos pares se desequilibran, en el polo sur de ellos se concentran focos de determinados virus (ya identificados por sus nombres) en un ambiente de pH ligeramente más ácido, mientras que en el polo norte se ubican ciertas bacterias también previamente identificadas, pero en un medio de pH algo más alcalino que en el resto de los tejidos.

El Dr. Goiz logró determinar además que entre ambos focos de virus y bacterias se establece una comunicación a distancia, en forma de ondas electromagnéticas, en lo que se conoce como biorresonancia magnética (absorción de energía por los átomos de una sustancia cuando son sometidos a campos magnéticos de frecuencias específicas) vibracional y energética entre dos órganos de polaridad contraria (obedeciendo las leyes de atracción magnética de la física), lo que permite la retroalimentación energética entre dichos microorganismos, los que se potencian en su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmune.

El Dr. Goiz, define tres elementos torales para el Par Biomagnético:

1.- El polo positivo que se genera por exceso de H+ (hidrogeniones) en donde el pH+ es ácido y da lugar a la presencia y desarrollo del virus.
2.- El Nivel Energético Normal (NEN) es donde el pH+ es neutro y donde se llevan a cabo todas las funciones vitales normales de un organismo humano sano.
3.- El polo negativo que se genera por déficit de H+ y por presencia de radicales libre complejos con polaridad negativa, en donde el pH+ es alcalino dando lugar a la presencia y desarrollo de bacterias y otros gérmenes.

Ejemplo de puntos entre los que pueden formarse pares biomagnéticos. Las cargas energéticas del Par Biomagnético tienen la misma intensidad, de carga, la misma frecuencia bio-magnética y el mismo número de partículas elementales y la misma frecuencia bioenergética, de tal manera que al enfrentar una carga con su polaridad contraria, por efecto de la inducción magnética, se anulan sus potenciales respectivos y en ese momento, al restaurarse el equilibrio natural del pH+, los virus pierden información genética y las bacterias el medio alcalino favorable para su metabolismo y reproducción. Cuando a través de un singular test se identifican los pares biomagnéticos desequilibrados e infectados, sobre los puntos correspondientes de estos pares, se colocan imanes de la misma polaridad y de una fuerza superior a los 1000 gauss, lo que produce una interrupción de la retroalimentación energética y simultáneamente se tiende a corregir el pH alterado. Esto redunda en el exterminio de los mencionados microorganismos que pierden su sustento energético.

Hay que destacar que el Biomagnetismo extermina con gran efectividad especialmente a los virus, lo que la medicina convencional hasta la fecha no consigue. Por su pequeñísimo tamaño y rapidez de reproducción el virus no soporta el impacto magnético que altera su ADN y produce un verdadero cortocircuito en su estructura electromagnética. Al liberarse de estos indeseables huéspedes el paciente experimenta substanciales mejorías.

Si consideramos que los virus están presentes en la gran mayoría de las enfermedades, algunas de ellas consideradas como incurables por la medicina oficial, entonces podemos imaginar los alcances extraordinarios que el Biomagnetismo tiene para la salud humana.

A la fecha se han estudiado, diagnosticado y atendido con Biomagnetismo, durante doce años aproximadamente a unos 60,000 pacientes, llegando a conclusiones muy importantes. El Biomagnetismo médico, por ser un procedimiento de orden físico y natural, así como externo, no produce iatrogenia ni efectos colaterales indeseables.

El Biomagnetismo médico es también un procedimiento preventivo de la salud, al detectar oportunamente la patología, aún antes de su manifestación clínica.

Esto posible a través de la aplicación de los campos biomagnéticos de mediana intensidad producida por imanes naturales, del orden de 1.000 a 30,000 Unidades de Imantación (GAUSS) para proceder a restaurar la salud.

La admirable simpleza de este sistema permite trabajar con imanes potentes pero inofensivos, de distintas formas, con los cuales se consiguen contundentes resultados. Frecuentemente se usan imanes redondos como monedas, forrados con cuero para facilitar su manipulación y con colores para marcar la polaridad de cada cara del imán.

A la fecha se han descubierto e identificado plenamente 250 pares biomagnéticos regulares, veinte especiales y once disfuncionales; que a su vez identifican energéticamente al mismo número de patologías de los organismos humanos.

¿Como cura el par biomagnético?

Para entender mejor este sistema entendamos pues que "el Par biomagnético, es el conjunto de cargas que identifican una patología y que está constituido por dos cargas principales de polaridad opuesta, que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH de los órganos que las soportan" (11).

De esta dualidad (12) se desprende el (NEN) o nivel energético normal. El NEN se refiere a los límites bioenergéticos en donde se llevan a cabo los procesos metabólicos celulares de los organismos humanos, en razón de la temperatura (36 a 37°C), la absorción electromenética (400 Amstrongs) y el pH que debe tener un valor muy próximo al neutro de la escala convencional.

En estas condiciones de normalidad se llevan a cabo todas las funciones fisiológicas, bioquímicas, inmunológicas, psicológicas e incluso energéticas.

La alteración de este equilibrio obedece a la ley física del "Todo o Nada", esto implica que una vez rebasado cierto límite energético, que en este caso es de 1000 Gauss, se da una polarización celular persistente aún si el fenómeno que lo causó ya no existe. Por medio de la colocación de los imanes se pretende despolarizar a la célula, utilizando magnetos que tengan más de 1000 Gauss para que este cambio sea efectivo y definitivo.

Al detectar la polarización de un órgano, condiciona como consecuencia la polarización de otro órgano en sentido opuesto, de tal forma que uno sea positivo y otro negativo, presentando la misma intensidad de carga, la misma frecuencia biomagnética y el mismo número de partículas elementales. Debido a esto sólo se puede desactivar cada par bomagnético empujando sus cargas internamente una con la otra pero no la de un par contra otro, para llevar así, a los órganos involucrados a su naturalidad.

El impacto que se realiza por inducción a través de la aplicación local de los imanes con la polaridad deseada de ambas cargas respectivamente, no aumenta ni disminuye energía al ser humano, sino que neutraliza al ser humano sin provocar lesiones ni iatrogenias.

En el órgano con polaridad positiva se suscitarán una serie de fenómenos a consecuencia de este cambio biomagnético, los cuales se inician con la acidosis, acortamiento de la materia, seguida por la disfunción y finalmente por la regeneración del mismo.

Por otro lado tenemos que al órgano con polaridad negativa le sucederá todo lo contrario, esto es, alcalosis, distensión de la materia con edema y por lo tanto disfunción y degeneración de éste.

El diagnóstico se hace de manera cualitativa e indirecta, identificando los polos biomagnéticos, debido a su resonancia energética del polo negativo del imán con el organismo en estudio o bien utilizando la bioenergética en la cual las manos del operador actúan como el imán, esto dependerá directamente de las habilidades del terapeuta y se rastrea el cuerpo según los pares biomagnéticos ya identificados que nos refieren particularmente a cada enfermedad y su origen, llámese microorganismo o bien disfunción orgánica.

De esta forma obtendremos respuesta del hemicuerpo derecho mediante su elongación o acortamiento, lo cual se hace más evidente en los miembros inferiores del paciente, jalándolos ligeramente y verificando con el tacón del zapato dicho fenómeno, detectando los cambios del pH que alteran a un órgano específico y su polaridad para poder finalmente impactar las cargas por medio de los magnetos, reestableciendo así su NEN.

Podemos así establecer que el biomagnetismo es un procedimiento de orden físico y natural, así como externo, que no produce efectos colaterales. Es un sistema de curación alternativo que no se contrapone con ningún otro método terapéutico. También es un método preventivo de la salud porque se pueden detectar, diagnosticar y curar oportunamente enfermedades. Aún antes de las manifestaciones clínicas.

LA HERBOLARIA COMO COADYUVANTE AL PAR MAGNÉTICO

A todo conocimiento de la medicina moderna como el biomagnetismo médico es importante recurrir al conocimiento ancestral con plantas medicinales socializando cada vez mejor el trabajo médico. La herbolaria es un arte antiguo para curar una gran cantidad de padecimientos con la utilización de hierbas medicinales con diferentes métodos, como; Té, infusión, jarabes, aceites, jabones, vinos, tinturas y microdosis.

En este artículo, presento los resultados obtenidos para los diversos tratamientos empleados en las enfermedades donde se utilizó el biomagnetismo y como coadyuvante la herbolaria, en especial, resultados obtenidos en la investigación realizada con microdosis, por la Dra. Teresita de Jesús Tello Baeza (13) en su tesina "Antología de estudios basados en biomagnetismo y bioenergética médica," donde utilizó la bioenergética médica para saber qué planta se podría utilizar para cada uno de los pares biomagnéticos, esto es, en cada paciente que fue tratado con biomagnetismo médico le realizó; en primer lugar, el rastreo de todos los pares biomagnéticos, posteriormente se preguntó (utilizando la bioenergética médica) si requería tratamiento de herbolaria y cuál era la planta indicada para el par magnético encontrado. De tal manera recopiló diversos tratamientos para cada uno de los pares biomagnéticos y patologías asociadas a ellos, los cuales se muestran en la tabla 1 (nótese la similitud de algunos tratamientos con los de la herbolaria tradicional mexicana, solo se muestran algunos de los pares biomagnéticos más comunes).

Las diferencia y similitudes entre la Alopatía, Herbolaria y Microdosis; son básicamente que la herbolaria utiliza plantas, vegetales, minerales y animales para aliviar sus enfermedades desde la antigüedad, en cantidades naturales existentes en la planta medicinal. La alopatía, se basa en la ley de los contrarios (al signo o al síntoma que se le debe combatir) mediante sustancias de origen vegetal, animal, mineral o sintético - químico, en cantidades concentradas de regulares a grandes, las cuales provocan efectos colaterales. Mientras que con microdosis, las dosis son cercanas a la homeopatía, son del orden de infinitesimales, dosis mínimas y atóxicas. La homeopatía se basa en aplicar dosis infinitesimales mínimas de sustancias que provocan lo mismo para combatir lo mismo. La alopatía y la homeopatía se administran generalmente por vía oral con solvente y son absorbidas por vía sanguínea en los intestinos, en las microdosis la absorción se realiza por las terminaciones nerviosas linguales, con un vehículo hidro-alcohólico desencadenando efectos neurohormonales.

Por lo anterior, se concluye que lo más utilizado y aceptado por la herbolaria, es la microdosis, ya que teniendo preparadas las tinturas y el vehículo, es sumamente sencilla la elaboración de éstas.

En conclusión puedo afirmar que el biomagnetismo médico, desde el punto de vista estomatólogico es sumamente coadyuvante en cualquier tratamiento y ramas de la medicina, beneficiando al paciente ya que se disminuye el tiempo, costo y molestias en el paciente y lo más importante poder ver el estado de ánimo de los pacientes curados.
30.000 unidades de imantación (GAUSS) para proceder a restaurar la salud.
NOTA: Has Clic sobre las tablas para ampliarlas.








REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) Goiz Duran, Isaac. Par Biomagnético y bioenergética. 2005, p. 15.
(2) Roldán Tapia, María de Lourdes. El Virus y el Par Biomagnético, p. 35.
(3) Bonfil Batalla, Guillermo. México Profundo una Civilización Legada, 1987, p. 220.
(4) Editado por Medicinas alternativas y meditación, México, 1995.
(5) Pérez Martínez, Graciela, en exclusivo para revista HOLÍSTICA, 2000.
(6) Ramírez Escalona, Fernando. Magnetoterapia, 1996, p. 27.
(7) Roldán Tapia, María de Lourdes. El virus y el par biomagnético, Par biomagnético y bioenergética, 2005.
(8) del Río, Esther. Por las Venas Corre Luz, Septiembre del 2001, p. 4 y 6.
(9) Ibidem.
(10) Goiz Durán, Isaac. El Par Biomagnético, 2001, p. 91.
(11) Goiz Durán, Isaac. El Par biomagnético, ED. Medicinas Alternativas y Rehabilitación, México.
(12) Zepeda R., Dolores Eugenia. Patologías recurrentes y el Par biomagnético, Par Biomagnético, 2005, p. 164.
(13) Tello Baeza, Teresita de Jesús. Antología de estudios basados en biomagnetismo y bioenergética médica, Par Biomagnético, 2005, p. 64.
(14) Tello Baeza, Teresita de Jesús. Antología de estudios basados en biomagnetismo y bioenergética médica. Par Biomagnético, 2005, p. 69.

Insomnio y el Biomagnetismo Medicinal


El insomnio es el más frecuente de los 60 o más trastornos del sueño. Incluye dificultad para dormir inicialmente, permanecer dormido o volver a conciliar el sueño si despierta prematuramente. Puede ser de caracter transitorio o crónico. Puede ser una enfermedad y tan sólo una manifestación.

En general se pasa por 4 a 6 ciclos de sueño por la noche y cada ciclo dura entre 70 a 90 minutos. Al final de cada ciclo estamos casi despiertos.

SUEÑO LIGERO: Disminuyen los movimientos corporales, puede despertar espontáneamente.

SUEÑO INTERMEDIO: Gran parte de la noche corresponde a esta etapa. Ayuda a descansar el cuerpo.

SUEÑO PROFUNDO: Existe dificultad para despertarse. Es la etapa mas reparadora, con durde 30 a 40 minutos en los primeros ciclos y menor en los siguientes.

SUEÑO REM (De movimientos oculares rápidos): Se presentan los sueños. Aumenta su frecuencia cardiaca. Dura unos 10 minutos en el primer ciclo y 20 a 30 minutos en los ciclos posteriores.

CAUSAS DE TRASTORNOS DEL SUEÑO

Entre las causas usuales están las siguientes:

  • Estrés relacionado con el trabajo, escuela, salud o asuntos familiares.
  • Depresión.
  • Uso de estimulantes (cafeína o nicotina), complementos alimentarios de origen botánico (herbolaria) o medicamentos de prscripción o de venta sin receta.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Cambios en el ambiente o el horario de trabajo
  • Uso a largo plazo de somníferos.
  • Problemas médicos crónicos, entre ellos la fibromialgia o enfermedades complejas de los nervios o musculos.
  • Insomnio psicológico, que suele ocurrir cuando la persona se preocupa excesivamente al no poder dormir y se esfuerza demasiado en dormirse. Muchas de estas personas con este problema duermen mejor cuando están lejos de su ambiente cotidiano.

Con la terapia de Biomagnetismo Medico estos trastornos de sueño se solucionan tratando los microorganismo que están afectando el Sistema Nervioso Central, los microorganismos que producen las enfermedades complejas de los nervios o músculos, como los que producen las siguientes enfermedades que también alteran el sueño:

Episodios recurrentes de cesación de la respiración durante el sueño (apnea durante el sueño), las personas con este problema roncan y dejan de respirar durante periodos breves, de los cuales emergen con sacudidas o jadeo. La apnea tiende a presentarse cuando las vías respiratorias superiores estan ocluidas por el tejido adenoide abundante, pólipos nasales o fracturas en la nariz, con biomagnetismo quitamos los microorganismos causantes de estas enfermedades.

Rechinar o apretar los dientes durante el sueño (bruxismo) suele relacionarse con estrés con biomagnetismo eliminamos los microorganismo que provocan esta enfermedad y solucionamos las posibles causas de la tensión emocional que puedira tener la persona.

El síndrome de piernas inquietas es la necesidad irresistible de mover las piernas y puede presentarse poco después de acostarse o durante toda la noche y dificultar el sueño . Se agrava con el estrés. Con biomagnetismo se eliminan los microorganismos que afectan la medula espinal revisando toda la columna vertebral, y posteriormente se apoya emocionalmente al paciente.

La terapia de Biomagnetismo Medico mejora la condición de las enfermedades que causan los trastornos de sueño y con el apoyo emocional se encuentran resultados que mejoran notablemente la calidad de vida de las personas, aun así se recomienda a las personas que sigan una rutina de vida que les permita combatir este problema causado por el INSOMNIO.

AUTOCUIDADOS:

  • Diseñe y lleve a cabo una rutina establecida a la hora de retirarse a dormir.
  • Evite las siestas vespertinas o al anochecer.
  • Evite el ejercicio agotador inmediatamente antes de acostarse. Sin embargo, resulta de utilidad el ejercicio moderado 4 a 6 horas antes de dormir.
  • Limite sus actividades en la cama a dormir y tener relaciones sexuales. No lea ni vea televisión en la cama.
  • No lleve materiales de trabajo a la cama.
  • Dese un baño de agua caliente 1 a 2 horas antes de acostarse.
  • Beba un vaso de leche fría o tibia. Es adecuado tomar un bocadillo ligero; pero evite los bocadillos abundantes, la cena o el consumo de bebidas alcohólicas poco antes de acostarse.
  • Pruebe con ejercicios de relajación.
  • Disminuya o interrumpa el consumo de estimulantes. Verifique el contenido de cafeína en las etiquetas de medicamentos.
  • Debe eliminar por completo el tabaco.
___________________________________

Vértigo y el Biomagnetismo

por Héctor Baigorri H. y Brenda Palma M.

Siendo las causas del vértigo de origen variado, es de cierta frecuencia que los pacientes que llegan a consultar por terapia complementarias ya han intentado sin éxito el control de esta dolencia con la medicina tradicional.

Las personas que sufren de vértigo manifiestan una sensación de inestabilidad postural que suele acompañarse de náuseas y vómitos, incapacidad de mantenerse de pie en forma estable sintiendo que las cosas a su alrededor giran en torno suyo o van de arriba abajo. Puede también sentir ruidos o pitos en el oído (acúfenos)

Se clasifican en: vértigo periférico cuando se afecta el laberinto (una estructura del oído interno) y el vértigo central cuando se afecta el nervio craneal (lleva información del oído al cerebro) o los núcleos del cerebro (que procesan la información)

Infecciones bacterianas, virales o de parásitos, traumatismos cefálicos, procesos isquémicos (falta de riego sanguíneo adecuado) que afectan al encéfalo o estructuras del oído, tumores que comprometan al nervio acústico y causas idiomáticas o desconocidas son algunos de los factores desencadenantes del vértigo.
Características del vértigo periférico son: Vértigo intenso de tipo posicionad pudiendo haber nistagmo transitorio de dirección fija.

Características del vértigo central son: Vértigo leve no posicionad, con nistagmo persistente y de dirección variable.

Se debe definir si el origen ha sido de tipo inflamatorio con o sin infección, de tipo vascular cerebral, por lesiones traumáticas o producto de tumores cerebrales, ya que indudablemente el pronóstico y el tratamiento variarán notablemente en uno y otro caso.

Biomagnetismo Medico: puede identificar pares biomagnéticos localizados en la cabeza provocados por disfunción de pares craneanos o por infecciones de parásitos, virales o bacterianas que han provocado inflamaciones de las estructuras del oído o del encéfalo relacionadas con la manifestación del vértigo. Eliminando los patógenos y disfunciones de órganos y glándulas se obtienen excelentes resultados.


Ojos y Visión: Tratamiento con Biomagnetismo y Bioenergética

por Héctor Baigorri H. y Brenda Palma M.

Los ojos son de suma importancia en numerosas actividades, de modo que los trastornos oculares usualmente requieren atención. Muchos de los trastornos de los ojos son más molestos que graves.


Casi todas las personas experimentan cambios de la visión con la edad, con esta se incrementa el riesgo de sufrir trastornos oculares más graves. Algunos de estos problemas se pueden prevenir; pero los medicamentos o las operaciones pueden hacer más lenta su evolución o interrumpirla. Analizaremos los problemas oculares más frecuentes y algunos aspectos relacionados con la disminución visual.

CATARATAS Y GLAUCOMA

Una catarata es la formación de una región opaca en el cristalino, normalmente transparente. Esta nebulosidad obstaculiza la visión.

No quiero polemizar sobre el origen de este problema ocular indicado por la medicina tradicional, es por ello que no lo señalaré, me limitaré sólo al tratamiento que se aplica con los imanes en terapia de Biomagnetismo.

Para nosotros los terapeutas de Biomagnetismo el origen de este proble es debido a la acción de agentes patógenos (Virus, Bacterias, Hongos) que atacan en ciertas partes del Organismo.




  • Cataratas:

La simbiosis que se produce entre los siguientes microorganismo produce el problema de cataratas:


Microbacterium Leprae

Enterovirus

Rubeola Virus

Citomegalovirus

Nosotros como terapeutas de Biomagnetismo y bioenergetica, contamos con un mapa del cuerpo humano en donde ubicamos la alteración del pH producido por estos microorganismo, al impactar con los imanes estos puntos, logramos equilibrar el pH y eliminar estos agentes patogenes, impidiendo de esa forma la evolución de este tipo de trastornos.

  • Glaucoma: (El Daño se produce principalmente en el Nervio Optico, principal causa de ceguera)







En el caso de glaucoma la simbiosis entre los siguientes patogenos es causa de este problema:
Haemophilus influenzae

Enterovirus

Glaucoma

Klepsiella Pneumoniae

Aspergilus

Microsporum

Tricofito


 
Estos microorganismos permiten la obstrucción del lagrimal y la infección del Canto del Ojo produciendo el aumento paulatino de la presión ocular llegando a generar la enfermedad llamada Glaucoma.

Como se señalara anteriormente, impactar con imanes en los puntos específicos donde se ubican estos microorganismos se evita que esta enfermedad continué evolucionando, y en algunos casos se ha logrado la suspensión de las gotas que deben aplicar de por vida (Como por ejemplo Bemaz, Lathof T y otros).


Otras patologías que se pueden solucionar con Biomagnetismo:

Orzuelo: Hinchazón dolorosa y rojiza en el borde de los parpados. Es usual que resulte de una infección Bacteriana en los folículos de las pestañas. Suele estar lleno de pus y luego se rompe, aproximadamente en una semana.



Conjuntivitis: Enfermedad viral o bacteriana que consiste en la inflamación de la conjuntiva, membrana que reviste la parte interior de los parpados y una parte del globo ocular. La viral produce excreción acuosa, mientras que la bacteriana tiende a causar la producción abundante de una material verde amarillento espeso.

Entre otras, también las siguientes patologías:



Retinitis, Queratocono, Uveitis, Pterigion, Astigmatismo.