Búsqueda personalizada

domingo, 3 de junio de 2012

ACV (Accidente Cerebro Vascular)

 

 

 

 

 

 

 

Tratamiento alternativo mediante Biomagnetismo (caso práctico)


Esta entrada veremos un caso práctico de una persona que sufrió un ACV (Accidente cerebro vascular) en el año 2008, es un caso que nos da mucho gusto presentar por el avance en la rehabilitación de la Sra. Carmen.



La historia clínica es la siguiente, haremos una recopilación de los datos relevantes de este caso:

Ingreso a hospital con los siguientes síntomas:
 

- Debilitamiento progresivo en las dos extremidades inferiores.
- Episodios alterados del estado mental.
- Debilidad generalizada, falta de apetito y falta de movilidad en el cuerpo.
- Paciente de 40 años mujer

Hay un dato importante que es registrado en el momento de su ingreso: pérdida de dos de sus hermanas en los recientes pasados meses.

Así que en el momento de su ingreso son 3 las impresiones diagnósticas:

1.- Debilidad en ambas extremidades inferiores: en los estudios se tiene que descartar esclerosis múltiple, compresión de la médula, polimiositis o miopatía (enfermedades del músculo).
2.- Descartar convulsiones
3.- Depresión 
 


El diagnóstico al 15 de Enero de 2008 era a través de un estudio de líquido cefalorraquídeo:

- Leve linfocitosis
- Ausencia de células malignas






Después, en estudio de bacteriología y cargas virales se descartaron las siguientes patologías:
 
 
- Esclerosis sistémica progresiva
- Virus del Nilo (Occidental)
- Estudio de proteína básica de mielina (Myelin Basic Protein) para detectar o descartar: meningoencefalitis por carga viral o bacteriana, neurosífilis, síndrome de Guillian Barré (Guillain Barre) y carcinomatosis meníngea.
- Estudios de cortisol, anticuerpos antinucleares para ayudar a descartar, síndorme de Sjogren, lupus eritematoso sistémico y esclerosis sistémica progresiva.
- Se descartó también alteración por ataque de virus de Herpes Simplex. 
 





La Sra. Carmen manifiesta que ella solo recuerda que se desvaneció y cuando recobró la conciencia no tenía fuerza en sus piernas y su cara (lado derecho) el ojo y la boca estaban desplazados de su lugar original (facciones similares a las de la embolia).


Recordando que el ingreso principal es la debilidad en piernas al hacerle estudios de resonancia magnética y estudios de diagnóstico por imagen se ofrecen los siguientes resultados:


La mayor lesión de baja densidad se encuentra en la región frontal derecha subcortical de 2 x 2 cm. No hay incidencia en el turno de la línea media o efecto de masa. El sistema ventricular parece todo en normalidad.


Las ventanas del hueso del vértice demuestran áreas de baja densidad geográfica en el cráneo compatibles con lesiones quísticas, parecen representar proceso benigno.


Este dato es importante porque aquí es donde podremos ofrecer una rehabilitación desde el aspecto neurológico y neuropsicológico: existen múltiples lesiones de baja densidad, especialmente en el hemisferio derecho, la mayor de ellas mide 2 cm en el lóbulo frontal derecho.



Este es el otro resultado (resumido) del otro estudio: Se detectan varias zonas dando señal de anormalidad que afectan la materia (o masa cerebral) blanca.

Estas áreas de anormalidad implican el cuerpo calloso.

Trastorno desmielinizante primario.

La existencia de linfoma es menos probable.

Aún así se precisan otros estudios para ayudar a diferenciar el linfoma de otras entidades.




 
 
Por si han revisado los estudios de diagnóstico anteriores notarán que hay mención de algunos cortes dependiendo como se hicieron los estudios, estos son algunos datos para entender de qué se nos habla en los estudios: corte coronal (se ve de frente), corte sagital (a lo largo), corte transversal o axial (se ve de arriba).
 
 
Ahora, para este caso vamos a utilizar los conceptos fundamentales de la Neuropsicología, que es el enfoque con el cual hemos estado tratando a la paciente, y sobre todo en la etapa de rehabilitación neuropsicológica.
 
 
La neuropsicología estudia los mecanismos cerebrales de las diferentes formas de actividad psicológica y las regularidades de sus alteraciones.

 
Tiene como objeto estudiar la relación entre la organización funcional del cerebro y el origen, desarrollo y alteraciones de los procesos psicológicos del hombre.La tarea en este caso va a ser trabajar con el diagnóstico realizado con todos los estudios que se le hicieron en el hospital y tratar de obtener de estos estudios la mayor cantidad de información para determinar que rehabilitación es la conveniente.
 
 
Veamos, la etiología (causas) del daño cerebral se da por:

Accidentes vasculares cerebrales (AVC o ACV) también tiene otros dos nombres, eventos vasculares cerebrales (EVC) y también Enfermedades vasculares cerebrales (EVC), cualquiera de los tres términos es correcto.
 
 
Se le conoce y se nombra enfermedad cerebrovascular a cualquier alteración en el funcionamiento cerebral que se origina en una condición patológica de los vasos sanguíneos (Adams y Víctor: 1997).
 
 
Vean lo drástico y la presencia de estas enfermedades en la población: después de los infartos al corazón y el cáncer, los ACV constituyen la tercera causa de muerte en E.U.A. (ofrecemos este dato de este país, pero en cada país se puede revisar la estadística de mortandad debido a esta causa).
 
 
Existen 3 sistemas de irrigación sanguínea:
 
 
Antes de mencionarlos, las arterias gruesas son la orta y la carótida (esta información es de utilidad para cuando se aplique biomagnetismo, ubicarlas en el cuerpo). Las arterias gruesas en inferior se refiere cuando van en dirección del cerebro y se ramifican y se hacen menos gruesas.
 
 
El primer sistema es mediante la arteria cerebral anterior: irriga los lóbulos frontales e irriga la zona parietal.
 
 
El segundo sistema es la arteria cerebral posterior: irriga la región occipital.

 
El tercer sistema es la arteria cerebral media: irriga la mayor parte de la corteza y la parte media.
 
 
Los factores de riesgo para sufrir de AVC (accidente vascular cerebral) pueden ser:

 
- Hipertensión arterial
- Altos niveles de colesterol y triglicéridos
- Cardiopatías (enfermedades del corazón, arritmias, soplos)
- Diabetes (tiene efectos sobre el sistema cardiovascular)
- Tabaquismo
- Sedentarismo


Los AVC se dividen en dos ramas:


Los isquémicos (se refiere a infartos cerebrales provocados por un taponamiento de los vasos sanguíneos en donde 1 determinado vaso reduce el paso de sangre quedándose esa zona sin oxígeno y glucosa, es decir no llega sangre al lugar que le toca irrigar), entre los ACV isquémicos se encuentra la:

 
Trombosis: dentro de las paredes de las arterias se acumula una capa de sedimento que pude ser grasa.


 
Embolia: donde un émbolo (cuerpo que va en la sangre) pasa bien por las arterias gruesas pero al llegar a una zona donde es más estrecha se atora y esto provoca que deje de llegar sangre al resto del sistema.


Los Hemorrágicos (presencia de hematoma, se rompen los vasos sanguíneos) entre los ACV hemorrágicos se encuentran:



- Hipertensivos (secundarias a la hipertensión arterial)
- Secundarios (son producto de otra causa, por ejemplo un traumatismo craneoencefálico)
- Ruptura de malformaciones, y esta categoría se subdivide en:
* Aneurismas: alguna pare de las arterias puede ser blanda y tiene un efecto como de inflar un globo y puede reventarse
* Malformaciones arteriovasculares: se forman nidos o vasitos y puede existir rupturas en esta red.
* Angiomas: malformación en forma de globo y puede llegar a romperse.


Es importante cada una de estas clasificaciones para saber al momento de elaborar el proceso terapéutico sobre lo que se va a trabajar y el enfoque que se le dará al restablecimiento de las funciones perdidas, y en el caso de los angiomas y aneurismas por ejemplo es de utilidad saber que la diferencia entre estos dos es la localización, y por tanto el lugar del cerebro que esta comprometido.
 
 
Ampliando la iformación de lo que es un infarto cerebral también conocido como apoplejía, shock, stroke, se refiere a una interrupción del suministro de sangre en una determinada región del cerebro por obstrucción de las arterias o vasos sanguíneos, que ocasiona procesos tóxicos en el metabolismo del tejido que conducen a la muerte cererbral (necrosis).


En un estudio de tomografía un infarto cerebral se aprecia como una mancha negra.
 
 
Exponíamos que la trombosis es una interrupción del flujo sanguíneo que se produce por la acumulación de placas ateromatosas en las arterias, un dato importante de las trombosis es que tienden a tener una instalación más lenta (horas o incluso días) y a afectar un territorio más extenso; Y la emolia es la interrupción del flujo sanguíneo que se produce por taponamiento de un vaso sanguíneo por un émbolo (pudiendo este ser de grasa, burbúja de aire o algún cuerpo) 
 
 
PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DEL INFARTO CEREBRAL:
 
 
 Trombosis:

 
* Una trombosis se anuncia
* Ataques isquémicos transitorios (hay un taponamiento pero luego el suministro de sangre se recupera), son prodrómicos con signos focales de severidad variable (pérdida momentánea de la memoria, mareo súbito, sueño espontáneo, movimientos oculares involuntarios, etc).
* La instalación se da durante horas o más de un día.
* Muy frecuentemente ocurre durante el sueño.
* Parálisis, signos neurológicos focales y estados confusionales.
* En ocasiones no hay pérdida de la conciencia.
* Las placas (sedimento de grasa) arteromatosas pueden formar émbolos y producir una embolia.
* El territorio afectado suele ser más extenso que en las embolias.
 
 
Embolias:

 
* Muy frecuentemente son infartos hemorrágicos.
* Obstrucción generalmente en vasos más pequeños (afectan territorios menos extensos).
* Instalación súbita (generalmente en minutos) sin eventos prodrómicos (no hay avisos).
* Ocurren en cualquier momento del día.
* Producen signos neurológicos y neuropsicológicos focales.
* En general, se muestra recuperación neurológica y neuropsicológica durante las semanas y meses siguientes. Después de este período de recuperación, se observan claramente las secuelas producidas por el infarto cerebral.
 
 
Ahora ampliemos un poco la información de las hemorragias intercerebrales (hematoma intercerebral): es un sangrado que se produce en algún vaso sanguíneo y que ocasiona tanto desplazamiento como reacciones tóxicas en el tejido cerebral afectado, produciendo necrosis.
 
 
CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS DE LAS HEMORRAGIAS:

 
Hemorragia hipertensiva (espontánea):

 
* Es la más frecuente cuando no es secundaria.
* Se asocia a hipertensión arterial y a cambios degenerativos en las arterias.
* En muchos casos, se extiende a los ventrículos.
* Cuando la sangre permanece en el tejido se reabsorbe durante los siguientes días.
* Sus efectos clínicos son globales y dramáticos (mayor riesgo de muerte), dependiendo de la magnitud y localización del sangrado.
* Instalación súbita y signos no focales (vímito, dolor de cabeza, pérdida de conciencia).
* Mejor pronóstico de recuperación que en casos de infarto cerebral.

 
Hemorragia por ruptura de malformaciones:

 
* Aneurismas: protuberancia anormal en una arteria, de crecimiento lento, que se rompe a causa de la presión sanguínea.
* Malformaciones arteriovenosas: nidos o madejas de arteriolas y vénulas formadas anormalmente, que presentan defectos estructurales, por lo que fácilmente pueden romperse.
* Angiomas: conjuntos de vasos delgados con poca irrigación sanguínea, su rompimiento produce un sangrado pequeño.
 
 
En terapia tal vez solo se vean frente a la persona que se atiende, pero por dentro, en la parte de conocimiento es importante desarrollar la capacidad de integrar: toda la información visual, es decir desde la plática o entrevista e ir discriminando lo que es útil para el tratamiento y diagnóstico y también obtener y revisar los estudios que se tienen así como el rastreo de cada sesión, esta parte no le interesa al paciente, lo que le interesa es restablecerse, y si el terapeuta posee poca información de la etiología de los padecimientos puede realizar dos cosas: derivar a la persona, es decir declararse incompetente para trabajar con ese caso en particular y lo otro, ocasionar una mala dirección (en caso que la persona no este bajo supervisión médica especializada) en la posible recuperación de la persona que les esta confiando más que su padecimiento, su recuperación.

 
Es por eso de la gran ventaja que ofrece el biomagnetismo médico, sos está siendo una alternativa al tratamiento médico especializado (y quien es médico pues lo integra a su tratamiento de protocolo, ortodoxo o convencional), es decir, este caso en particular tuvo un soporte de estudios muy especializados, se descartaron gran variedad de patologías que involucraban el cerebro, hasta ofrecer un diagnóstico y a partir de ahi establecer un plan de restablecimiento.

 
Con la información teórica antes expuesta y los siguientes datos hagan un ejercicio de diagnóstico diferencial y antes de leer el diagnóstico con el que hemos estado trabajando traten de identificar de qué alteración se trata:
 
 
Datos mencionados en entrevista inicial:
- Pérdida de movimiento en las piernas.
- Pérdida en el contro de esfínteres.
- Pérdida de movimiento en todo el costado derecho
- Desplazamiento de ojo y boca hacia el lado derecho.
- Desvanecimiento súbito en su casa, pérdida de conciencia.
- Alteración en la percepción viso-espacial (pérdida de enfoque)
- Dolor de piernas, rodillas, tobillo.
- Incapacidad para realizar movimientos con peso.
- Tropiezo continuo al caminar.
- Dificultad para subir y bajar escalones.
- Falta de coordinación en los movimientos de los brazos y piernas.


El tratamiento a base de biomagnetismo lo comenzamos en el mes de Marzo de 2010Tenemos un registro de las sesiones y los pares utilizados, en esta entrada publicamos las imagenes de la última sesión que hemos realizado (22 Sept de 2010), en donde se aprecian los siguientes pares:
 

Parietal - Parietal
 
 
 
 
Temporal - Temporal 
(aquí es un punto que en el rastreo nos indicaba como un punto para restablecer la polaridad, se localiza entre el temporal y el occipital de cada lado zona TO, temporoccipital)
 
 
 
 
Nervio facial - Nervio facial 
 
 
 
 
Hipófisis - hipófisis
 
 
 
 
Lóbulo frontal - lóbulo frontal
 

 
 
A partir del mes de Agosto incorporamos las siguientes terapias además de seguir con las sesiones 1 vez por semana de biomagnetismo.
  Luz polarizada en la parte temporal (cromo amarillo o naranja)
 
 
 
 
Luz polarizada en la parte de lóbulos parietales (cromo amarillo o naranja) 
 
 
 
 
 
Luz polarizada en toda la columna (cromo amarillo o naranja)
 
 
 
 
 
Cinturón de alta vibración y emisión de campos electromagnéticos en toda la columna y piernas. 
 
 





Reflexología facial y en pies estimulando los puntos de cerebro y lóbulos craneales (utilizando los nombres de los puntos de reflexología) 
 
 
 
 
Como bien han podido deducir, hemos estado tratando la rehabilitación de un caso de un infarto cerebral o Stroke, apoplejía, o shock.
 
 
Para elaborar un tratamiento y dar un seguimiento a lo largo de todos estos meses, el biomagnetismo y la adhesión de las siguientes terapias alternativas: reflexología en pies con máquina programble en intensidad y movimientos de rodillo, refelxología facial mediante electroestimulación, cinturón de vibración de alta frecuencia en la columna y piernas, luz polarizada desde el bulbo raquídeo hasta el coxis y en pierna derecha, estimulación mediante piezo-eléctrico en puntos reflejo de oreja, han dado como resultado los siguientes avances:
 
 
- Ya no tropieza al caminar
- Capacidad para subir y bajar escaleras
- Movimiento y fuerza de la mano derecha han regresado a su normalidad en un 80%
- Coordinación visoespacial recuperada (al inicio en las pruebas cuando se le pedía agarrar un lápiz o pluma previamente colocado en una mesa tenía que realizar varios intentos antes de cogerlo)
- Mayor capacidad de atención y comprensión (antes no había capacidad de comprensión, leia algo y no entendía lo que leía)
- Dolor en la pierna y todo el costado derecho, tiene 1 mes y medio que nos ha informado que ha desaparecido.
- Dolor en la cadera ha desaparecido.
- Mayor movilidad en todo el cuerpo.
- Fuerza recuperada y energía para realizar actividades que requieren un mayor esfuerzo físico.
Ha sido un proceso gradual, en un siguiente caso expondremos las curvas de recuperación que por condición natural se da en el paciente cuando se padece de alguna alteración en el cerebro, ya sea ACV o Traumatismo - craneoencefálico y también algo que poco a poco apunta a ser más frecuente desafortunadamente como padecimientos en los siguientes 20 o 25 años, las enfermedades mentales que llevan un proceso crónico degenerativas como Alzheimer, Parkinson, Corea de Huntington, y otras que muestran un incremento estadístico.
 
 
El proceso de información con el cual la Sra. Carmen llegó a terapia fue de gran utilidad pues lo fuimos completando con los rastreos en todos los puntos, sabiendo que tenía una lesión en el lóbulo frontal (encargado de los procesos de planeación ejecutiva entre otras cosas), la rehabilitación ha girado en desarrollar nuevamente estas capacidades que pudieron verse alteradas.
 
 
Es importante mencionar que el cerebro funciona como un modelo ecológico, bajo un proceso modular, es decir, cuando un departamento del cerebro se ve alterado, el resto de los departamentos van a tratar de realizar las funciones que el departamento (lóbulo por ejemplo) dañado dejó de realizar, y aquí entran dos condiciones muy importantes: entre más edad tenga la persona, será más complicado y lento el proceso ecológico y modular del cerebro, es decir, hemos revisado casos de infantes que antes de los 7 años han perdido por procesos infecciosos virales todo un hemisferio, y mediante un proceso de intervención y rehabilitación neuropsicológica han podido desarrollar todas la funciones de un cerebro completo, pero si este mismo caso lo padeciera alguien de 20 años o más (entre más lejos de la fecha de nacimiento más dificultad) no sucedería lo mismo, pues si se ha dañado el área de broca por ejemplo, las funciones de habla, procesamiento de lenguaje y comprensión será muy difícil que el resto del cerebro pueda desarrollarlas.
 
 
Es por eso que en este caso de la Sra Carmen, algunas funciones al paso de los meses de haber sufrido el derrame solas pueden ir recuperándose, por ejemplo el caminar, el control nuevamente de esfínteres, es decir, las curvas de recuperación natural son muy importantes conocerlas (estoy buscando en mis notas de Universidad porque quiero compartirlas con ustedes, están a mano pero muy claras), porque entonces sabremos que condiciones son resultado de la terapia y cuales son por el proceso natural de restablecimiento.
 
 
Lo que es un fundamento y protocolo a seguir es que entre más temprano se hace una intervención y se programa un proceso de rehabilitación para este tipo de accidentes o enfermedades de ello dependerá el avance en la recuperación de las funciones perdidas.
 
 
Los puntos con biomagnetismo con el cual hemos estado tratando a la Sra. Carmen son los siguientes (muchos aparecen en la revisión de literatura expuesta en esta entrada):
 
 
- Orta - Orta
- Carótida - Carótida
- Sien y esfenoides
- Cisura de Silvio
- Cisura de Rolando
- Pineal
- Bulbo raquídeo
- Médula espinal
- Cerebelo
- Lóbulos frontales
- Lóbulos temporales
- Lóbulos occipitales
- Lóbulos parietales
- Hipotálamo
- Cuerpo calloso
- Polígono de Willis
- Hipófisis
- Nervio facial
- Nervio trigémino
- Nervio vago
- Hipocampo
- Amígdala
- Cíngulo
- Tallo cerebral
 
 
Como se darán cuenta, es orientar nuevamente mediante la terapia a que todas las zonas del cerebro recobren la polaridad habitual con la cual el cerebro de la Sra. Carmen estaba acostumbrada a su funcionamiento. 
 
 
Ha sido un proceso semanal, pero los avances se van sumando hasta que los resultados los vive el paciente, es un gusto que la Sra. Carmen (y deseo que muchos otros casos), se ha reintegrado a su actividad laboral y familiar casi en la totalidad de sus funciones.