Búsqueda personalizada

viernes, 8 de junio de 2012

DENGUE CLÁSICO Y DENGUE HEMORRÁGICO

TRATAMIENTO CON BIOMAGNETISMO


Esta entrada será dedicada a un problema que ha estado afectando a las poblaciones del sur y centro de México y que su forma de propagación se asemeja a una epidemia: el DENGUE y DENGUE HEMORRÁGICO.

La distribución mundial del DENGUE a partir del 2006 ha mantenido en alerta a países como México, la mayoría de los países de Centro América como Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Cuba y así extendiéndose hasta algunos países de Sur América, entre los más afectados se encuentra Brasil, involucrando también a Colombia, Venezuela, Ecuador, algunas comunidades de Bolivia y Paraguay; eso es en el continente Americano pero África y Asia son también lugares donde la población se ve afectada por esta enfermedad.

El dengue y el dengue hemorrágico (DH) son enfermedades febriles agudas, transmisibles en los trópicos, en África, norte de Australia y en Sudamérica, aunque en estos últimos tiempos se está dando en Europa y en Norteamérica.El dengue es causado por cuatro virus (DEN-1, DEN-2, DEN-3 ó DEN-4).

Se caracteriza por fiebre y dolor intenso en las articulaciones y músculos, inflamación de los ganglios linfáticos y en ocasiones erupción de la piel.

Esta enfermedad se manifiesta por:
* Un inicio repentino de fiebre.
* Dolores de cabeza (migraña).
* Dolores musculares (mialgia).
* Dolores en las articulaciones (artralgia) y
* Erupciones en la piel, de color rojo, que suele aparecer en las extremidades inferiores y el tórax de los pacientes.

Pueden presentarse también:

* Gastritis con una combinación de dolor abdominal.
* Estreñimiento
* Complicaciones renales
* Complicaciones hepáticas
* Edema de bazo
* Diarrea
* Sangrado de nariz.
* Sangrado de encías.

Los pacientes con dengue pueden transmitir la infección sólo a través de mosquitos o productos derivados de la sangre y sólo mientras se encuentren todavía febriles. El dengue clásico dura alrededor de 6 a 7 días, con un pequeño síntoma de fiebre en el momento del final de la enfermedad. Clínicamente, la recuperación suele acompañarse de fatiga.

El recuento de plaquetas bajará hasta que la temperatura de la persona sea normal.
En algunos casos, se observan trombocitopenia (menos de 100.000 plaquetas por mm3).
Los casos de dengue hemorrágico muestran mayor fiebre acompañada defenómenos hemorragicos.

El diagnóstico de dengue.

La característica clásica es fiebre alta sin indicio alguno de infección previa, así como una erupción en piel de color rojo.

Existen también diversas pruebas en sangre para determinar si el paciente es portador del virus o presenta los anticuerpos generados por él.

Para diagnóstico del dengue hemorrágico:

Los cuatro criterios necesarios para diagnosticar la enfermedad son:

* Fiebre
* Tendencia hemorrágica, hematomas espontáneas, sangrado de las mucosas, encías, el lugar de la inyección, etc; vómitos de sangre o diarrea sanguinolenta) y trombocitopenia (menos de 100.000 plaquetas por mm3 o también estimado como menos de 3 plaquetas por cada campo de alta resolución en la observación microscópica).
* Débil pulso acelerado.
* Reducción de la presión del pulso (menos de 20 mm Hg) Como estudios complementarios: la serología y la reacción en cadena de la polimerasa RCP suelen ser usados para confirmar el diagnóstico del dengue.

Tratamiento:
No hay un medicamento específico para tratar la infección del dengue.
El aumento de la ingesta de líquidos orales se recomienda para prevenir la deshidratación.

Lo siguiente es muy importante: No usar la aspirina ni fármacos antiinflamatorios esteroides para aliviar el dolor y la fiebre ya que estos medicamentos pueden agravar la hemorragia asociada con algunas de estas infecciones, por sus efectos anticoagulantes.

La suplementación con líguidos intravenosos puede llegar a ser necesaria para prevenir la deshidratación y la importante concentración de la sangre si el paciente es incapaz de mantener la ingesta oral.

Así que como una opción para las molestias mientras el cuerpo se restablece es recurrir al paracetamol pero esto no es suficiente y solo es un paliativo que no ataca directamente la infección.

Mediante el biomagnetismo existen lugares que pueden ser utilizados para restablecer a la persona que sufre de dengue clásico y también las que sufren dengue hemorrágico.

Estos puntos son:

Hipófisis – Vejiga





Bulbo Raquídeo – Vejiga





Pómulo izquierdo – Riñón Derecho (o complementarios)



Como esta enfermedad altera y desequilibra el bazo y también el Hígado es recomendable aplicar directamente para su equilibración:

Bazo – Bazo



Hígado – Hígado



 Y para equilibrar el sistema Inmunológico.

Timo – Timo