Búsqueda personalizada

viernes, 24 de junio de 2011

Imanes y Quimioterapia

pH y rH2 (Por que no usar imanes en la quimioterapia)

por Dr. Miguel Ojeda Rios
Titular de Diplomado de Par Biomagnético 
en la Universidad Autonoma Chapingo


Es una regla general en la terapia del Par Biomagnetico no usar imanes durante el uso de quimioterapia intravenosa y oral. Sin embargo poco conocimiento se tiene del porque no aplicar imanes o que pasaría si se colocarán. Durante los siguientes párrafos propondré una respuesta con más fundamento, y esta respuesta esta basada en los estudios de bioelectronica, pH y rH2.

El pH se define como el logaritmo negativo de la concentración de iones de hidrogeno de carga positiva, pH=-log[H] y explican la dinámica del proton.  El pH se mide en una escala de 0 a 14, siendo 7 el valor neutro, 0 el máximo grado de acidez y 14 el mayor grado de alcalinidad. Determinan estados ácidos y alcalinos. El valor de pH en sangre es de 7.4 mas-menos 0.03. Sin embargo los mecanismos de amortiguación del pH en sangre no son un espejo de los tejidos, por lo tanto los valores de pH sanguíneo no determinan claramente el pH de los tejidos en general. El valor que más se acerca y que puede ser tomado con un indicador del pH de los tejidos es el pH de la orina, siendo su valor normal 6.8. Por lo tanto el pH sanguíneo es inverso al pH de los tejidos, mientras que un pH urinario es parecido a el pH de los tejidos.

Amortiguación del pH.

Primer nivel de amortiguación:

Este se da en la sangre cuando los iones de hidrogeno se combinan con bicarbonato de acuerdo a la ecuación de Henderson Hasselbach: Combinacion del ion de hidrogeno con un bicarbonato, dando acido carbónico que inmediatamente se separa en CO2 y agua, siendo esta una reacción reversible catalizada por la anhidrasa carbonica.






Aquí el proceso respiratorio toma importancia como un modulador de la acidez y alcalinidad sanguínea. La disminución de la ventilación aumentara la acidez sanguinea y el aumento de la frecuencia respiratoria generará un estado alcalino, siendo la frecuencia respiratoria el mecanismo de amortiguación del pH a corto plazo.

Segundo nivel de amortiguación. Debido a que no todos los ácidos son volátiles y ademas la el exceso de ácidos en la sangre solo son amortiguados parcialmente y son liberados al mesenquima (tejidos), entra en acción el mesenquima, siendo este el mejor sistema de amortiguación. Por lo tanto los acidos son amortiguados preferentemente en los tejidos y no en la sangre. El mesenquima por el alto numero de proteínas, procedentes de las fibras de colageno y de los nucleos de mucopolisacaridos, con una carga fuertemente negativa (240mV) es especialmente conveniente para amortiguar ácidos.

En todos los casos de desequilibrio metabólico, pero también en una dieta rica en proteínas y carbohidratos, se desarrollarán más ácidos que los que pueden ser eliminados por los órganos de excreción, siendo almacenados por el mesénquima; esto conduce a una acidosis en el mesénquima, como queda demostrado en numerosos estudios metabólicos.

Se llama acidosis latente y compensada porque aparece compensada y latente, y no se manifiesta en la sangre. La proporción de proteínas en el mesénquina es el último enlace en la cadena que facilita el acomodo del protón fijado y la compensación de la acidosis. Si esta capacidad amortiguante esta exhausta, el organismo puede movilizar cationes del esqueleto como el último enlace de la cadena. Es esqueleto es también parte del mesenquima. Esto explica los procesos de osteoporosis y osteopenia en los pacientes con acidez latente y crónica.

La acidosis del mesénquima ocurre por que sus células ceden iones de K+ y absorben iones de Na y H, por lo que la acidosis es intracelular; por el grado de acidosis del mesénquima, la sangre venosa deviene alcalina y a orina ácida. en casos extremos esto produce un valor de pH de alrededor de 7.5 en sangre venosa y por encima de 4.5 en orina.

Aparte de la acidosis, también aparece una deficiencia de K dentro de las células, equilibrando con valores normales de K en sangre: generalmente con “normokalemia” puede haber una deficiencia de potasio en los tejidos; por el desplazamiento de los iones de K desde el espacio intracelular al extracelular. Solo a través de un electrocardiograma  se podria corroborar este fenomeno, siendo más eficaz que el diagnostico en sangre.

El magnesio también está involucrado en estos desplazamientos electrolíticos por que una deficiencia de Mg se acompaña generalmente con una deficiencia de K.

El rH

El rH mide la actividad de los electrones liberados en la escisión del agua, que expresa en gran medida la capacidad y el curso de las reacciones biologicas. Es el grado de oxidación y reducción.

Grado de oxidación o reducción= cantidad de electrones.

La actividad de los electrones implica reacciones de tipo oxido-reducción o reacciones redox. Se miden en un rango de 0 a 42, siendo el valor de 28 el que representa el equilibrio. Por debajo de un valor de 28 nos encontramos en un terreno biológico reducido; por encima de este valor nos encontramos en un terreno oxidado.

El valor de rH2 define la carga electrónica para un pH particular y esta relacionado con el potencial redox EH:






El valor electrico de rH2 depende del pH, siempre cuando sube el pH, la relación también es inversa, dependiendo el pH del valor de rH2; la relación entre los factores se ilustra en la siguiente gráfica:





El rH2 es dependiente del pH, el pH varia siguiendo las variaciones del rH2.

Como se ha visto hasta ahora, el factor del pH (metabolismo del protón) y el factor de rH2 (metabolismo del electrón) están relacionados de acuerdo a la siguiente formula:

  
        



Un incremento en el valor del rH2, producirá asimismo un incremento en el valor de pH. Esta formula  explica que cuando el valor de rH2 encontrado sea alto ( mayor a 22 en el ser humano) en enfermedades degenerativas (estados oxidados) el valor del pH en sangre también sea alto.

Si el valor del pH no se inclina hacia la alcalinidad cuando se incrementa el valor del rH2, el potencial redox es desviado al terreno de la degeneración y la congestión energética.





En la grafica anterior se puede corroborar que en estados normales la cantidad de energía esta alrededor de 1173 con un pH normal (7.3) y un rH2 normal (22) , da como resultado 222. Sin embargo en un estado de degeneración en la cual la constante es una grado de oxidación excesiva ( rH2= mayor a 26) como es el caso de alguien que esta usando quimioterapia, y un pH alcalino en sangre, acido en tejidos, sucede un estado de congestión energetica: 3477.

Si solo corregimos el pH, es decir si llevamos el pH de 7.8 a 7.3 sin modificar el rH2 (grado de oxidación) se congestiona mas: 4177.

Sin embargo si actuamos sobre la oxidación, llevando los valores de 26 a 22 de rH, entonces sucede algo muy interesante, el proceso energético se vuelve casi normal: 1315. Vease la gráfica.

Por lo tanto, en todo estado degenerativo, llámense  a estos estados, estados oxidados, todo cambio de pH generara un proceso de congestión energética. Por esta razón el uso de imanes en pares biomagneticos en procesos de quimioterapia esta contraindicada.

El uso de imanes en los pacientes que usan quimioterapia solo es permitido con una terapia antioxidante, por que esto evita una congestión energética.


Antioxidantes propuestos:


Acido alfa lipoico 600 mg diario
Vitamina C  1 g diario
Vitamina E 400 UI diario
Selenio 100 mcg diario